Cómo hacerle creer a la gente que tienes éxito en solo cinco segundos

Paola Lei | Woman.es

Cinco segundos y un intercambio de miradas es lo que necesitas para convencer a alguien de que eres una triunfadora, aunque sea mentira o aunque aún no lo seas del todo.
Aunque se dice que uno no debe juzgar el libro por su cubierta ni a las personas por su apariencia es lo que hacemos de un modo instintivo todos.
Así que se trata de saber en esos primeros segundos que dura una primera impresión cuando conoces a alguien que cosas pueden añadir a tu personalidad una estela de energía y éxito.

Puede parecer obvio pero la ciencia lo corrobora, según un estudio realizado en Canadá en 2011 los hombres vestidos con más formalidad se relacionan con personas más profesionales, que ganarán más dinero y tendrán más éxito. En cambio a los que son más informales en el vestir se les atribuye más sentido del humor y se les considera compañeros de viaje divertidos pero no exitosos. Un estidio más antiguo de 1990 encontró que las mujeres que vestían ropa considerada menos femenina, con más ángulos que curvas, trajes y vestidos más rectos y colores oscuros tenían más probabilidades de ser contratadas en una gran empresa.

En resumen, si quieres ser considerada una persona de éxito debes usar un traje de chaqueta o una ropa clásica y formal. Nada en el conjunto debe desentonar: las uñas deben ser discretas, nada de arquitectónicas manicure ni peinados muy elaborados.

1. El éxito se relaciona con la corrección y a sobriedad. De momento.

2. Los conjuntos de sudadera y vaqueros o jersey negro y vaqueros que caracterizan a Marck Zuckerberg y al difunto Steve Jobs solo funcionan si ya eres millonario y te importa un bledo lo que la gente piense de ti.

3. Tampoco trates de lucir demasiado sexy porque eso solo sirve para reducir la imagen que la gente tiene de tu éxito profesional. Muévete con confianza pero controla tus manos y mantén tus carcajadas bajo control.

4. Todo esto suena bastante clásico y a nosotros tampoco nos gusta pero lo dice la ciencia. Y la vida es así no la he inventado yo. No se trate de que cambies de manera de vestir sino de que en determinadas circunstancias en las que pretendas impresionar por tu profesionalidad lo consigas.

5. Ten en cuenta que necesitarás tener un discurso coherente para que la buena impresión no acabe cuando abras la boca. ¡Suerte!