@collagevintage / INSTAGRAM

Cinco mentiras que las mujeres solemos decir a los médicos

Sí, todas los hemos dicho en alguna ocasión. 

Paola Lei | Woman.es

1. No bebo

Pero seguramente bebes una caña diaria o una copa de vino. En términos clínicos eso puede ser suficiente para que el consumo de alcohol se considere un factor de riesgo para algunas enfermedades. No te están preguntando si llegas a casa borracha cada día, solo si bebes alcohol a diario. Y sí, una caña es alcohol.

2. No fumo

A nadie le gusta que el médico le eche una bronca, pero aún así si fumas debes decirlo. Es una información importante, aunque solo fumes cuando bebes o cuando sales con los amigos.

3. No tengo prácticas sexuales de riesgo

Reconocer que alguna vez uno no ha usado preservativo es incómodo incluso delante de los amigos. Es mejor decir una mentira piadosa y evitar comentarios, pero esta estrategia no debes ponerla en marcha con tu médico, es mejor ir con la verdad por delante. No te va a juzgar (bueno, algunos sí), es un profesional que necesita información para poder hacer bien su trabajo, y la gran beneficiada siempre vas a ser tú.

4. Me tomo la medicación exactamente como usted la ha prescrito

Muchas veces introducimos pequeñas variaciones en los tratamientos porque pensamos que controlamos. Por ejemplo, nos saltamos las dosis y luego las doblamos, o detenemos los tratamientos por nuestra cuenta. Si haces algo de esto, lo mejor es que informes al médico aunque te cueste una bronca.

5. Me hago el autoexamen de mama cada mes

Es una recomendación universal que pocas veces se cumple a rajatabla. Sin embargo, si el medico pregunta probablemente le diremos que sí. La verdad es que lo mejor es decir que no, así él pondrá más atención  en su revisión anual.