Paka Díaz y Mabel Lozano, autoras de 'Te invito a un mojito'. | PEDRO WALTER

'Te invito a un mojito', una guía práctica (y diferente) sobre el cáncer de mama

En el mes de la lucha contra el cáncer de mama, Paka Díaz y Mabel Lozano nos ofrecen sus testimonios, repletos de humanidad, esperanza y humor, en su libro 'Te invito a un mojito'. Inspirador.

MYRIAM SERRANO

Primero le tocó a Paka, quien animó a su amiga Mabel a realizarse una autoexploración. Y sorpresa, “el guisante cabrón”, como lo llaman en el primer capítulo, estaba ahí. Periodista una y escritora y directora de cine la otra, decidieron contar su historia entrelazada para ayudar a otras mujeres con un relato que, además de informar, emociona y celebra la amistad. 'Te invito a un mojito' es una guía muy práctica que aborda la información médica necesaria, pero que también incluye recetas ricas y saludables para cuidar la alimentación (incluida la de mojito cubano, por una apuesta con un oncólogo), efectos de la medicación o consejos y buenos hábitos para seguir en el difícil camino. Hablamos con ellas.

Nadie diría por el título que trata sobre el cáncer, ¿era necesaria una guía desmitificadora e incluso con sentido del humor para abordar este tema?

Mabel Lozano: El título no hace referencia a la muerte sino a la alegría, a la vida, a la celebración. Le quita estigma a la palabra cáncer, que hay que normalizar; yo he tenido un cáncer, soy una enferma oncológica y es desde ese escenario que hemos querido acompañar a otras mujeres, con humor, con sororidad, con buena y útil información que nadie te cuenta de esta enfermedad. 

Explicáis cómo recibisteis la noticia y cómo se entrecruzan vuestras experiencias, ¿hay que pasar por distintas fases para asumir un diagnóstico así? 

Paka Díaz: Yo no me lo podía creer. Me encontraba fenomenal y me estaban diciendo que tenía cáncer. Luego, creo que todos pasamos en mayor o menor medida por un proceso de duelo, con esas fases que definió la psiquiatra Elisabeth Kübler Ross: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Básicamente, te enfadas con el mundo, lo aceptas porque no te queda otra y sigues adelante. 

¿Es el miedo lo que marca la diferencia en un cáncer?

Paka: Sí, el miedo y la incertidumbre hacen que veamos al cáncer con mayúsculas y nos atemorice. También está el positivismo exagerado que a veces te aplasta, porque tú quieres ser una heroína, para que tu gente no se preocupe y esté orgullosa de ti. Y, claro, no llegas. A los pacientes oncológicos se nos exige una actitud “buenrollista” que no se pide a otros. Nadie le dice a alguien con una neumonía o una hepatitis que sonría. Eso nos lo enseñaron las mujeres con cáncer de mama metastásico al hacer la campaña “Ni vencedoras, ni vencidas”. Nos dieron un consejo que siempre repito: si alguien con cáncer llora, no le digas que pare, llora a su lado y dale un abrazo. 

Paka Díaz y Mabel Lozano, autoras del libro 'Te invito a un mojito'. | PEDRO WALTER

Parece mentira, pero hay que seguir insistiendo en la importancia de la detección precoz… 

Mabel: Claro, es lo único que te salva la vida, no saltarte ninguna revisión, y desde luego, en mi caso, autoexplorarte cada día, hacerlo como parte de la rutina diaria, de la misma forma que nos duchamos o comemos.

¿Cuáles son esas cosas que decís que se necesitan saber o da corte preguntar en la consulta médica?

Mabel: Más que corte o pudor es que muchas veces no sabes qué más preguntar al especialista, esto te va sorprendiendo cada día y vas necesitando cada vez más información y más específica, ojalá yo hubiera tenido un libro como 'Te invito a un mojito', de verdad, me hubiera ayudado a anticiparme a muchas cosas.

Paka: A veces tienes que hablar de cosas íntimas y no estás en tu mejor momento. O tienes que luchar por conseguir, como me pasó a mí, que te hagan una revisión de mama. En otros momentos, te agota contar una y otra vez tu caso porque el oncólogo que te ve quizá ni ha tenido tiempo de mirar tu ficha. También es necesaria una mayor perspectiva de género en la medicina. A las mujeres demasiado a menudo nos quieren dar ansiolíticos, en vez de escucharnos y atender los efectos secundarios que tenemos por los tratamientos. En el libro contamos nuestra experiencia para lidiar con esto y convertirte en una paciente empoderada, dentro de lo posible. 

Insistís en la importancia de solicitar una ecografía mamaria además de una mamografía, ¿por qué?

Paka: Porque en mi caso el carcinoma no se veía en la mamografía, ni al palparme, solo era perceptible en la ecografía. Por eso publiqué un post en mis redes sociales al acabar el tratamiento, para dar las gracias a mi chico, mi familia y amigos, pero sobre todo para advertir de eso a quien lo pudiera leer y animar a autoexplorarse y prevenir. Mabel lo leyó, me llamó para ver cómo estaba y acabamos hablando de la prevención. Cuando colgó, se tocó y notó algo raro. Pidió una revisión y le pasó como a mí. De hecho, su oncólogo dice que nuestros carcinomas son primos hermanos. A partir de ahí, yo le contaba todo lo que había aprendido de mi hermana Gema, que tuvo cáncer de mama un par de años antes que yo. Ella me propuso escribir esta guía para ayudar a otras mujeres. Mabel siempre dice que mi hermana me llevó de la mano a mí, yo la llevé a ella y este libro, escrito desde el feminismo con mucha sororidad, es para darle la mano a la que lo necesite. También lo hemos escrito pensando en amigos y familiares, porque yo lo fui antes de tenerlo y se necesita ayuda para poder comprender a la persona querida. 

¿Qué hacer si además se padece una situación de vulnerabilidad?

Mabel: Buscar apoyo en tu entorno y en asociaciones específicas para que te ayuden, te protejan y te acompañen, y si es necesario, hay que denunciar en casos de maltrato o violencia.

D.R.

Avances y derechos

La celebración del Día Internacional de Lucha Contra el Cáncer de Mama (19 de octubre) es una oportunidad para revisar nuevas terapias y técnicas resultado de una constante investigación, determinante para llegar a una de las supervivencias más altas en oncología (cerca del 90 % de las mujeres). La crisis sanitaria originada por la pandemia ha ralentizado los cribados y las operaciones de reconstrucción, de ahí la importancia de seguir trabajando por la detección precoz. El paso del tiempo es el mayor aliado del cáncer, por eso en muchos casos aparece metástasis, que la doctora María de la Fuente Freire busca detectar de forma más temprana "a través de una nanotecnología para eliminar micrometástasis ocultas", uno de los casi 400 proyectos financiados por la AECC.

La reconstrucción 

También avanza la cirugía reparadora, "un derecho de la mujer", según el doctor Iván Mañero, cirujano plástico estético en IM Clinic, con amplia experiencia en reconstrucciones mamarias. "En España se realizan al año más de 17.000 mastectomías (extirpación de parte o totalidad del pecho para acabar con la enfermedad), y solo 4.800 reconstrucciones", explica el doctor. "Cuando esta intervención es inmediata, el cirujano plástico puede manejar mejor el tejido de la mama que va a ser extirpada. Hoy trabajamos para conseguir un pecho bonito más allá de la enfermedad, para que la mujer se sienta bien".

Asociaciones de ayuda y sororidad

Algunas direcciones donde apoyan la investigación y a los pacientes: 

AECC. Asociación Española Contra el Cáncer, financiación, divulgación y voluntariado, aecc.es.

FECMA. Federación Española de Cáncer de Mama, con informaciones útiles, nuevofecma.vinagrero.es.

GEPAC. Grupo Español de Pacientes con Cáncer cuenta con asesoramiento y actividades, gepac.es.

CMM. Cáncer de Mama Metastásico, una forma común de la enfermedad, cancermamametastasico.es.

Fundación FERO, basada en los avances científicos, fero.org.

Fundación CRIS de investigación contra el cáncer, criscancer.org.

Fundación Sandra Ibarra, ofrece soporte físico y psicológico, fundacionsandraibarra.org.

Fundación Ricardo Fisas Natura Bissé, referente en estética oncológica, fundacionricardofisas.org.