Apúntate a la naturopatía

La medicina natural existe hace miles de años, desde los orígenes de la Humanidad. ¿Su principio básico? El ser humano está dividido en cuerpo, mente y espíritu, tres partes conectadas por una misma energía. Así, un cuerpo sano y que esté en armonía interior, es un cuerpo también bello y con un atractivo único e intransferible. Para conseguir ese flujo de energía y superar posibles problemas de salud, existen diversas técnicas de estimulación naturales (hidroterapia, fitoterapia), manuales (osteopatía, shiatsu), dinámicas (tai-chi, pilates), energéticas (reiki, gemoterapia) y mentales (yoga, sofrología).

Ester Aguado

1. Aromaterapia. Emplea aceites esenciales –aceites vegetales concentrados que se obtienen al destilar al vapor las flores, frutos, cortezas y semillas– para mejorar la salud física y emocional. No se ingieren, sino que se inhalan o se aplican en la piel.
2. Dietoterapia. Una correcta alimentación es básica para la buena salud. Incluye la alimentación vegetariana ecobiológica, la suplementación dietética, la oligoterapia –ingesta de minerales a dosis pequeñísimas– y la ayunoterapia.
3. flores de bach. Un conjunto de 38 esencias de distintas plantas destinado a aliviar desequilibrios psicoemocionales y de carácter (como miedo, angustia, ira, timidez...) y prevenir enfermedades.
4. Helioterapia. La exposición del cuerpo a los rayos del sol tiene efectos favorece-dores sobre el metabolismo. De forma dosificada y con protección, previene el raquitismo, la depresión, mejora el apetito y las enfermedades cutáneas y respiratorias.
5. Iridología. El estudio del iris puede determinar la predisposición genética de cada uno a padecer determinadas enfermedades, así como si sufrimos una inflamación, congestión, toxicidad o mal funcionamiento de algún órgano interno.
6. Reflexología. También llamada terapia zonal es la práctica de estimular puntos sobre los pies, manos, nariz u orejas (las zonas de reflejo), para obtener un efecto benéfico sobre otras partes del cuerpo. Da energía y estimula el sistema inmunológico.
7. Drenaje linfático. Es una forma de masaje manual terapéutico que favorece el funcionamiento del sistema linfático, crucial para una marcha eficaz del sistema inmunitario. La clave del éxito está en el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos.
8. Acupuntura. La inserción y la manipulación de agujas en el cuerpo con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar y eliminar el dolor es una técnica de la medicina tradicional china. La Organización Mundial de la Salud la reconoce eficaz para el tratamiento de, al menos, 49 enfermedades y desórdenes.
9. Kinesiología. Es el estudio del movimiento humano. Se basa en la estimulación de los músculos y en el reajuste óseo, a través de puntos reflejos neurovasculares y neurolinfáticos, para acabar con los desequilibrios físicos y energéticos.
10. Shiatsu. La aplicación de presión localizada con los dedos y palmas sobre el paciente con el fin de corregir desequilibrios del cuerpo, mantener y promover la salud. Es una terapia médica de Japón, donde está regulada por el Ministerio de Salud.
11. Cosmética. No es natural todo lo que parece. Para cumplir con tal denominación, el 99% de los ingredientes de un producto bio debe ser de origen natural o vegetal y provenir de cultivos biológicos o ecológicos. Por su parte, la cosmética eco solo tiene un porcentaje natural del 50%, pero ambos deben ser cultivados sin pesticidas, no pueden contener colorantes ni conservantes, ni ser testados en animales. Las marcas top bio son Origins, Sanoflore, Dr. Hauschka, Korres, Weleda, Aveda, Apivita, Tautropfen, Plante System, Logona y Sante. Sus productos están regulados por organismos como el Ecocert europeo.