10 razones para dejar de fumar

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Tabaco. Te recordamos cuánto daña.

Susana Fernández

Desde grandes enfermedades letales y crónicas a afectaciones en la capacidad reproductora, repercusiones en nuestra salud dental, envejecimiento prematuro de la piel... Lee atentamente por qué es importante dejar de fumar y recuerda: nunca es tarde.

1. El tabaquismo es uno de los principales responsables de enfermedades como el cáncer de pulmón o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. En España fallecen cada año 20.000 personas a causa de esta enfermedad oncológica, que en el 90% de los casos es consecuencia del tabaco. Asimismo, Los cánceres de cabeza y cuello (fosas nasales, orofaringe, rinofaringe, hipofaringe, laringe, tiroides, glándulas salivales y senos paranasales) ocupan el cuarto puesto en prevalencia entre los varones y el quinto entre las mujeres, con una incidencia anual de 50 casos por 100.000 habitantes en España.

2. Las mujeres fumadoras presentan mayores dificultades para concebir, ya que disminuye su reserva ovárica, tienen una peor calidad ovocitaria y embrionaria, un incremento de las anomalías cromosómicas y la menopausia se puede adelantar entre uno y cuatro años.

3. Pero también afecta a la fertilidad masculina, ya que provoca alteraciones en los niveles hormonales, afectando a la calidad y la cantidad del esperma, la movilidad y variaciones en su morfología.

4. El tabaco provoca un abanico amplio de efectos nocivos sobre los dientes, empezando por pequeños cambios estéticos (tinciones extrínsecas) hasta algunos enfermedades graves, como el cáncer de boca o el de esófago, que tienen una mortalidad del 50% a los 4-5 años

5. Además de cambiar el color, los tóxicos presentes en el tabaco hacen que el esmalte dental se cristalice, volviéndose más frágil y más susceptible a la caries y además contribuye a la desmineralización de los dientes matando sus componentes orgánicos. Las personas fumadoras son más propensas a la aparición de sarro, aumentando el riesgo de gingivitis, periodontitis o piorrea, en los casos más severos. Además, la nicotina reduce el aporte de oxígeno y nutrientes a la encía, por lo que el tejido de sujeción del diente disminuye.

6. A nivel beauty, provoca deshidratación, lo que provoca una pérdida de elasticidad de la piel. La epidermis aparece áspera y quebradiza.

7. Fumar favorece la producción de radicales libres, que provocan envejecimiento prematuro.

8. También disminuye los niveles de vitamina A, encargada de proteger la piel.

9. Produce cambios en la cantidad y calidad del colágeno y elastina, atrofia dérmica, disminución de fibroblastos y acortamiento de capilares.

10. Se conoce como el 'rostro del fumador', a esa cara que tiene una piel rugosa, grisácea y con relieves óseos (especialmente de los pómulos). Las arrugas de los fumadores son más estrechas, profundas y con contornos bien marcados.