Rufus Wainmright, el nuevo mesías

A base de exceso y hedonismo, está dispuesto a salvarnos de la mediocridad. Que así sea.

Rufus y las portadas de sus discos “Want one” y “Want two”.

Homosexual militante, un pasado con adicción a las drogas… Lo tiene todo para ser condenado al ostracismo. Salvo un pequeño detalle: es un genio. Las pruebas: “Want one” (Dreamworks) y “Want two” (Universal).

Tus canciones son muy personales. ¿Te preocupa que alguien se dé por aludido?

Mi padre se ha pasado la vida escribiendo letras desagradables que han hecho enfurecer a la gente. Por eso crecí con la idea de no herir con mis canciones, aunque supongo que si hay alguien que puede estar enfadado conmigo es George Bush.

¿Eres un cantautor político?

Nunca he querido ser político, pero no hay posibilidad de ser un hombre gay en Estados Unidos y no serlo. Atacamos la decencia moral sólo por el hecho de ser como somos. No como aquí, en España, con el matrimonio gay legalizado.

¿Te sientes responsable por ser una figura pública homosexual?

Tengo que ser honesto conmigo mismo, porque no hace mucho tiempo otros no pudieron serlo. Boy George, k.d. Lang... Durante bastantes años tuvieron que vivir una mentira respecto a su sexualidad.

Tú eres un artista gay, pero… ¿eres un artista para gays?

La verdad es que la mayoría de mi público es heterosexual, y en mis conciertos, en la primera fila sólo hay mujeres.

¿Te molesta?

¡Me encanta! Me siento más seguro. Además, me consta que los chicos están en las últimas filas, en la oscuridad (risas).

En tu anterior gira hacías un estriptís y te disfrazabas de bruja; en ésta, eres Jesucristo custodiado por romanos…

Me gusta devolver al escenario algo del mundo del Hollywood clásico, porque es divertido para mí y para el público. Odio a los que se creen tan fascinantes como para limitarse a ser ellos mismos encima del escenario.

¿Y qué dice la Iglesia cuando te ve en la cruz o cuando cantas el advenimiento del mesías gay?

La religión pertenece al pueblo, y cualquiera puede utilizar su simbología. Cristo nunca dijo nada acerca de los gays.

Después de “Want one” y “Want two”, ¿ya tienes todo lo que quieres?

Sí, así que mi próximo álbum tratará sobre lo que necesito, porque se puede tener lo que se quiere, pero no lo que se necesita. Ahora que todos saben que soy una persona complicada, intentaré ser mucho más estable y menos exigente con los que escuchan mi música.

Síguele la pista

  • Lo último