D. R.

El reto del cáncer de mama metastásico

La revista WOMAN ha organizado el evento ‘Los retos en cáncer de mama metastásico’, con la colaboración de la Alianza Daiichi Sankyo | AstraZeneca.

Paka Díaz para Alianza Daiichi Sankyo | AstraZeneca

A día de hoy, casi todos sabemos que el 19 de octubre es el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama. Pero pocos conocen que una semana antes, el 13 de octubre, es el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama Metastásico, una enfermedad que, actualmente, no tiene cura y a la que las propias pacientes llaman “el cáncer invisible”. Para visibilizar esta realidad y los avances en investigación, la revista WOMAN ha organizado el evento ‘Los retos en cáncer de mama metastásico’, con la colaboración de la Alianza Daiichi Sankyo | AstraZeneca. En él han participado la oncóloga e investigadora Eva Ciruelos, vicepresidenta del Grupo SOLTI, coordinadora de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Universitario 12 de Octubre y de la Unidad de Mama de HM Hospitales, Pilar Fernández, presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico (ACMM), Ana Zubeldia, Directora de la Unidad de Oncología de Daiichi Sankyo España y Marta Moreno, Directora de Asuntos Corporativos y Acceso al Mercado de AstraZeneca España.

Participantes del evento:  Ana Zubeldia, directora de la Unidad de Oncología de Daiichi Sankyo España; Eva Ciruelos, oncóloga e investigadora; Marta Moreno, directora de Asuntos Corporativos y Acceso al Mercado de AstraZeneca España; y Pilar Fernández, presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico (ACMM).   | D. R.

¿Qué es el cáncer metastásico?

“Decimos que un cáncer de mama es metastásico cuando es capaz de ir más allá de la mama y llega a afectar a los huesos, el pulmón, el hígado u otros órganos”, explica la oncóloga e investigadora Eva Ciruelos. El cáncer de mama metastásico se presenta en el 5-10% de las mujeres que acuden por primera vez a consulta y en el 20-30% de las mujeres que ya han tenido un cáncer de mama. “Puede afectar a cualquier mujer, a cualquier edad. Hay tumores más agresivos, como el cáncer de mama Triple Negativo o los tumores Her2 que no expresan receptores hormonales, o incluso algunos tumores hormonales que son más proliferativos. Depende más de la biología del tumor que de condiciones concretas de la paciente. La edad es un factor de mal pronóstico y las mujeres muy jóvenes tienen mayor tendencia a desarrollar metástasis a largo plazo, pero en general puede afectar a cualquiera”.

Perder el miedo

Cuando pasas por un cáncer de mama, tu mayor terror es escuchar la palabra metástasis. “Es un proceso de aceptación, tienes que aprender a gestionar el miedo y la ansiedad que provoca convivir con ella. Sabes que no te vas a curar y eso cuesta digerirlo”, señala Pilar Fernández, la presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico, que también quiere trasmitir un mensaje de esperanza. “Los tratamientos han cambiado bastante, en muchas ocasiones prolongan la supervivencia mucho más de lo que se podía esperar hace unos años, y también la calidad de vida”, destaca, y recomienda a quienes diagnostiquen de esta enfermedad que contacten con la asociación. “No están solas, tenemos un grupo de apoyo muy activo formado por más de 1.300 mujeres y se van a sentir arropadas, comprendidas y escuchadas. Y van a encontrar toda la información que precisen. A nosotras, estar informadas nos da esperanza”. Por su parte, Eva Ciruelos añade que, para visibilizar esta enfermedad, es fundamental “no tener miedo a hablar de metástasis, como hablamos de tantas enfermedades crónicas” y les recuerda que “para nada creáis que cuando nos vestimos de rosa y salimos en el mes de octubre nos referimos solo a las mujeres con cáncer de mama precoz”.

Terapias innovadoras

El afán por aportar soluciones a las necesidades de las personas con cáncer de mama metastásico se ha traducido en muchos avances terapéuticos en los últimos años. “Y se esperan muchos más en un futuro cercano gracias a  la investigación”, apunta Ana Zubeldia, directora de la Unidad de Oncología de Daiichi Sankyo España, que añade que por parte de los laboratorios farmacéuticos, la investigación está viviendo un momento crucial: “Estamos en el momento más importante de la historia de la oncología. Hablamos de oncología de precisión, de personalización de los tratamientos, cada vez se conoce más de la biología molecular de los tumores y esto nos permite ir al foco del problema y minimizar los efectos adversos. Por parte de la Alianza Daiichi Sankyo | AstraZeneca, tenemos 40 ensayos clínicos en marcha a nivel mundial y eso nos permite llegar más lejos y maximizar las terapias innovadoras”. Además, Zubeldia recuerda que es necesario unir todos los avances que hay en tecnología, telefarmacia, telemedicina, Inteligencia Artificial… “Se están haciendo avances increíbles en otros sectores que tenemos que adaptar al mundo healthcare. Con la pandemia, nos hemos dado cuenta de que la salud es lo más importante”, concluye.

Mejoras integrales (EnfoCaMMos)

En ese sentido y con un espíritu muy del siglo XXI, la Alianza Daiichi Sankyo | AstraZeneca ha desarrollado la iniciativa EnfoCaMMos, con el objetivo de identificar cuáles son las necesidades de las pacientes de cáncer de mama metastásico y sus áreas de  mejora. “Una vez identificado todo ello, podremos priorizar y poner en marcha iniciativas para abordar sus necesidades”, explica Zubeldia. Este proyecto lo lidera un grupo de expertos multidisciplinar, con oncólogos, investigadores y la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico, para que estén muy presentes las pacientes. Pero, además, han colaborado 14 expertos en otras disciplinas implicadas, como psicooncología, anatomía patológica, nutrición, deporte, cuidados paliativos… “El objetivo es conseguir entre todos un abordaje holístico, integral y multifuncional del paciente con cáncer de mama metastásico”, señala Zubeldia.

La investigación es vida

El lema de la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico es #másinvestigaciónparamásvida. “De la investigación depende nuestra supervivencia”, resume Pilar Fernández. “Nuestra realidad es que, aunque siguen apareciendo tratamientos y métodos de diagnóstico, sigue siendo una enfermedad incurable. Gracias a los nuevos fármacos, se está consiguiendo prolongar nuestra supervivencia con una mejor calidad de vida, por eso necesitamos que la investigación continúe”, señala Pilar, porque, para las pacientes, cada nueva línea de tratamiento, cada investigación, supone futuro, esperanza, tiempo. “Necesitamos que cuando se agoten las líneas de tratamiento existan otras y se minimicen los efectos secundarios para permitirnos una vida digna.

Acceso a los fármacos en igualdad

Sin embargo, “no todas las pacientes españolas tenemos acceso a los mismos fármacos y tratamientos”, afirma Pilar Fernández, quien subraya que “de poco sirve que la investigación avance, si no podemos acceder a los fármacos más innovadores, algo que depende de en qué comunidad residas. Hay bastante falta de equidad dependiendo de dónde vivas e, incluso, del hospital que te toque”. Ello conduce a que algunas de sus compañeras no consiguen los fármacos que necesitan porque la Autonomía en la que viven ha rechazado comprarlos, teniendo en cuenta una evaluación que es más económica que sanitaria. “Las pacientes se ven obligadas a empadronarse en otras comunidades para poder tomarlos. Eso, la que puede hacerlo. La que no, se queda sin él. No puede ser que una persona siga viva o no en función del lugar donde resida. Reclamamos equidad sanitaria”, denuncia Fernández.

La oncóloga Eva Ciruelos interviene en el evento Woman sobre los retos en cáncer de mama metastásico. | D. R.

Evaluar con perspectiva

Según datos de Farmaindustria, en los dos últimos años, el acceso a los medicamentos oncológicos ha empeorado. La patronal de la industria farmacéutica innovadora en España ha advertido de que se tarda casi dos años en traer la innovación en Oncología a España, un dato que nos sitúa a la cola de los países europeos. “Es un dato bastante duro, hay que trabajar para mejorar esos tiempos”, dice Marta Moreno, que recuerda que, también según datos de Farmaindustria, el 80% de la innovación en esta área es rechazada por las autoridades sanitarias españolas. Solo la mitad de los medicamentos oncológicos de última tecnología aprobados en Europa, alrededor de un 59%, está disponible en España, cuando en los países de nuestro entorno están cerca del 80%. Los expertos señalan que ocurre porque se evalúa con una perspectiva económica, pero reclaman que se haga con una clínica y social. “En AstraZeneca hay 33 nuevas moléculas que van a llegar al mercado en los próximos tres años, con los correspondientes avances en los tratamientos para los pacientes. Medicamentos e indicaciones muy innovadoras. Entre todos tenemos que buscar soluciones y acuerdos público-privados porque los pacientes con cáncer no pueden esperar. Tenemos que luchar sin descanso para que lleguen a todos los pacientes españoles y que podamos seguir diciendo que tenemos la mejor sanidad del mundo”, reclama Moreno. “Necesitamos acuerdos para promover la investigación, así como medicamentos, tratamientos y ensayos para todas las personas, sin importar en qué Comunidad Autónoma vivan. Así, el cáncer de mama metastásico ya nunca más será ese cáncer invisible que denuncian las pacientes que lo tienen”.

La mejor prevención, el cribado

Prevenir el cáncer de mama metastásico significa prevenir el cáncer de mama. Y para ello hay que intentar evitar en lo posible evitar su aparición y no es tan fácil. Se asocia a las mujeres que tienen mutaciones de riesgo en algunos de sus genes, que refieren un riesgo muy alto por los genes BRCA1 y BRCA2. “Por eso hablamos siempre de prevención secundaria, que seamos capaces de diagnosticarlo en etapas muy tempranas y sin afectación ganglionar gracias al cribado. Esa es nuestra mejor herramienta para prevenir que tengamos un cáncer de mama metastásico en el futuro”, explica Eva Ciruelos. Por supuesto hay otros, los buenos tratamientos quirúrgicos, de radioterapia y tratamientos sistémicos ayudan a curar el tumor y a reducir el riesgo de recaídas que afectan en torno a una de cada tres o de cada cinco mujeres, dependiendo del fenotipo. “El objetivo es conseguir un equilibrio entre un tratamiento que sea bien tolerado y muy eficaz para prolongar en lo posible esa situación de cronicidad, como hablamos de cualquier otra enfermedad crónica”, apunta Ciruelos.

Escuchar a las pacientes

Una parte quizá menos conocida de la investigación es que la industria farmacéutica se preocupa por las necesidades de los pacientes con cáncer. Es imprescindible para lograr avances científicos y mejorar la calidad de vida de quienes necesitan los tratamientos. “En los últimos años se está desarrollando mucha innovación en el mundo y consideramos que tenemos que ir todos de la mano. Las asociaciones de pacientes son una pieza fundamental porque conocen de primera mano qué está viviendo un paciente en el día a día”, explica Marta Moreno, directora de Asuntos Corporativos y Acceso al Mercado de AstraZeneca España, que resume: “nosotros, de la mano de las sociedades científicas y los médicos, podemos aportar el valor de la innovación, los datos clínicos para que puedan estar más informados, pero la perspectiva de los pacientes es muy valiosa y necesaria para, además de una eficacia cada vez mayor, aumentar la tolerabilidad y que los efectos secundarios cada vez sean menores”. Por eso, la escucha activa de las asociaciones de pacientes se ha convertido en un elemento fundamental en la cadena de investigación, también con un enfoque integral. “Nos pueden dar su visión, decir qué les preocupa en el día a día, desde el punto de vista social, psicológico, sexual… Es una relación muy estrecha en la que debemos ir de la mano de las instituciones y profesionales sanitarios y de la investigación para, entre todos, poder facilitarles los mejores tratamientos”, afirma Moreno.