Recorre los rincones más fascinantes del mundo

Observar en globo las pagodas asiáticas, navegar por el río “que no llega al mar”, sobrevolar en helicóptero las cataratas Victoria o darse un baño “Esencias de los Jardines Dolomitas” son sólo algunas de las propuestas.

Recorre los rincones más fascinantes del mundo

Bradipo Travel Designer, la boutique del viaje de “alta costura” especializada en ofrecer experiencias a medida y que ha abierto recientemente sus puertas en Madrid, presenta un abanico de sugerencias para este verano 2008 pensados para aquellos viajeros que buscan la autenticidad y la originalidad en sus destinos. Aunque la oferta de rincones mágicos por todo el mundo es infinita, Bradipo sugiere para esta época estival Laponia, Botswana, Myanmar o un recorrido cultural por Belice, Guatemala y Honduras.

Myanmar, la nueva joya asiática

Disfrute de un destino recién abierto al turismo, la antigua Birmania, con una atmósfera mágica y la simbología mística de sus calles, pagodas, ríos y ciudades. Bradipo le invita a dejarse conquistar por la colonial Yangoon, donde podrá alojarse en el Grand Strand, un hotel con todos los componentes propios del lujo asiático, donde si desea una auténtica y espectacular vista del río le recomendamos elija la Strand Suite. Visite el lago Inle, donde podrá mezclarse entre las pintorescas barcas del mercado flotante llegando hasta Pindaya, visitar las históricas cuevas budistas y entrar en contacto con la devoción de sus gentes. Para empaparse de esta cultura milenaria no puede perderse la antigua capital del país, Mandalya. Una vez allí tómese un momento de relax, viajando a Bagan en una embarcación de ensueño para, una vez allí, admirar en globo el paisaje que dibujan las numerosas pagodas con sus puntas doradas apuntando al cielo. Desde Bradipo le sugerimos que se aloje en el The Hotel Tharabar Gate, idealmente situado frente a la legendaria puerta de la ciudad, desde el que podrá disfrutar de románticos paisajes a caballo, tratamientos de relajación y a tan sólo 15 minutos a pie del Templo de Anandar, la “Joya de Bagan”. Deje que Myanmar le acoja con el abrazo de su mar inexplorado o con un itinerario aventurero entre las cimas del Himalaya.

Botswana, esencia de África

El destino ideal para aquellos que quieren ir a la búsqueda del profundo latido del corazón de África. Con sus sabanas, desiertos, pantanos y salinas, Bostwana es el destino perfecto para observar a los grandes animales africanos en su hábitat natural: elefantes, leones, leopardos, búfalos, gacelas y antílopes. El primer paso será alojarnos en una de las más auténticas cabañas de la zona, entre las que Bradipo sugiere el Baine’s Camp, junto al río Boro, con lujosas suites en plataformas elevadas y una imponente vista. Más tarde realizaremos el safari fotográfico del río Chobe, que acoge a más de cien mil elefantes, y las Cataratas Victoria, en la frontera con Zambia, un espectáculo único en el mundo. Ambas visitas se pueden realizar tanto en helicóptero, barca o bien en excursiones a pie. A bordo de un “mokoro”, embarcaciones típicas del lugar, navegaremos por el río Okavango, conocido también como “el río que no llega al mar” y que rodea las sedientas arenas del Kalahari. Ya sea en una estancia de alto nivel sobre palafitos o bien en discretas construcciones en los árboles, como el Jao Camp, el viajero podrá alojarse con toda comodidad y seguridad, permitiéndole al mismo tiempo “espiar” a los animales más salvajes tanto de día como de noche.

Laponia, relax y diseño entre nieves eternas

Tras una breve visita a Helsinki si lo desea, adéntrese en el corazón de Laponia, donde en un fantástico escenario nevado con vistas a un lago helado y entre centenares de árboles cargados de nieve, podrá relajarse en un hotel donde reina un ambiente íntimo y tradicional. Tierra de montañas desnudas y bosques encantados, mesetas que en invierno se transforman en extensiones heladas surcadas por manadas de renos camino del mar, en esta región del norte del Círculo Polar se puede admirar la aurora boreal y el sol de medianoche. Durante los meses invernales, el archipiélago de Turku y las islas Aland se transforman en un verdadero paraíso para los apasionados de la pesca y la vela. Es posible realizar desde trekking hasta paseos en trineo remolcado por renos, sin olvidar la experiencia de hospedarse en los tradicionales chalets lapones, los Moki, característicos por sus saunas excavadas en la nieve; o bien en el pintoresco Hotel de Hielo. Estos lugares llenarán su viaje de sensaciones irrepetibles en la tierra de relax donde el silencio se escucha y llena el alma de paz y armonía.

Dolomitas, entre baños de heno, nieve y luces

En invierno un cándido paisaje de ensueño y en verano una extraordinaria explosión de belleza natural: así muestra Val Gardena y Alta Badía en cada estación la excepcionalidad de su encanto. En este paraje italiano de Verona el escenario es único y luminoso durante el día, incluso en los más fríos inviernos. Sugerente durante el atardecer, cuando los montes circundantes se encienden de colores tornasolados, y mágico en las noches de luna llena. Bradipo te propone unas vacaciones de deporte y relax. Tras una jornada esquiando, practicando trekking, parapente, mountain bike o escalada, regresamos al Resort para descubrir momentos de infinito relax. El viajero podrá regenerarse en las espaciosas saunas o abandonarse a las placenteras sensaciones de bienestar del baño turco: una sinfonía de colores y aromas. El tratamiento “Kraxenofen” libera chorros de vapor que se filtran a través del heno por la espalda, hombros y caderas, finalizando con un baño “Esencias de los Jardines Dolomitas” de floridos rododendros, edelweiss, cielo azul y un mar de flores de árnica. Para cuidarse por dentro y por fuera, el spa ofrece una excelente tradición culinaria basada en speck, sabrosos asados, sopa de cebada y “canederli” dulces y salados. Bradipo recomienda el alojamiento en el maravilloso Relais Chateau de San Cassiano, inmerso en un escenario natural de gran belleza. Confort, tranquilidad y elegancia representar el denominador común de las habitaciones recientemente restauradas, todas diferentes entre sí pero decoradas con un gusto exquisito. En este paraje no podía faltar el servicio de mayordomo que Bradipo pone a su disposición para contar con una atención exclusiva y personalizada.

Belice, Guatemala y Honduras

Un viaje fascinante y único por los países que representan la antigua extensión del Imperio Maya, zonas inexploradas y recubiertas por un manto de exuberante jungla, de cuyo interior emergen sorprendentes torres de piedra. En Belice, rodeado por una barrera coralina de casi 300 kms., se asoma el Blue Hole, el “ojo de cobalto” que se abre sobre un abismo de cientos de metros. Guatemala es el país de los volcanes que nacen en las altas cumbres por encima de las aguas cristalinas de los lagos.

En Honduras visitamos Copan, conocida como la París del mundo maya. Playas blancas, poco turismo e islas vírgenes le esperan. Déjese guiar por los pueblos que habitan estas tierras, donde le embaucará el descubrimiento de una naturaleza tan maravillosa. Tras disfrutar de la arquitectura y del folclore de los pueblos de Guatemala, relájese en las blancas playas de Belice y adéntrese en el paisaje volcánico hasta llegar a Copán.

Bradipo acompaña este viaje de ensueño con unas exclusivas sugerencias de hoteles donde podrá relajarse. En Belize nos alojaremos en el espectacular Blancaneaux Lodge, eligiendo entre las suites más espectaculares, con actividades alternativas como paseos a caballo o una tarde de relax en su spa. Localizada a 145 kms. de la ciudad de Guatemala, Casa Palopó ofrece extraordinarias villas construidas en las colinas que rodean el pueblo de Santa Catarina Palopó. Y en Honduras pase sus noches en la recién restaurada hacienda con adobes hechos a mano y secados al sol, tal como hacían nuestros antepasados mayas: la Hacienda San Lucas. Ubicada en las montañas del tranquilo Valle de Copán, es un refugio familiar desde hace más de cien años, con una vista única de las afamadas ruinas mayas.

Síguele la pista

  • Lo último