Querétaro y Guerrero, más México

El primer enclave ofrece un núcleo industrial, museos y arquitectura. Guerrero es la ciudad del turismo y la agricultura por excelencia, además de haber vivido la fiebra de la plata.

Andador del 5 de mayo.

QUERÉTARO

Querétaro

Es el corazón del estado de Querétaro, una ciudad próspera declarada Patrimonio Mundial de la Unesco en 1996.

Qué visitar: la Casa de Ecala, la Casa de la Corregidora, la calle 5de mayo, el acueducto, el Convento de la Cuz, el Museo de Arte y la Iglesia de santa Clara.

Dónde dormir: en el Mesón de Santa Rosa (Pasteur Sur, 17) o en La Casa de la Marquesa (Madero, 41).

Dónde comer: en el Mesón de Chucho el Roto (Libertad, 60) o en la Casona de los Cinco Patios (en el andador del 5 de mayo).

No olvides: comprar artesanías indígenas auténticas en la Plaza de Fundadores y tomar un helado en la Nevería Galy (5 de mayo).

GUERRERO

Taxco

Aunque la ciudad más conocida internacionalmente del estado de Guerrero es Acapulco, Taxco es, sin duda, la más pintoresca por su pasado colonial. Situada en una empinada ladera, sus callejones empedrados esconden infinitas tiendas en las que comprar plata (para tu madre, amigas, hermanas, tías...)

Qué visitar: la iglesia de Santa Prisca, la Casa Cultural, pasea por la calle principal, Benito Juárez, y por la plazuela del Convento y la plaza Borda. Sube a uno de sus seis miradores.

Dónde dormir: en el hotel Montetaxco (Insurgentes Sur, 686), ubicado en la cima de una de las montañas que rodean la ciudad, por lo que tiene espectaculares vistas.

No olvides: saborear el típico pozole (sopa de maíz) al estilo guerrerense en cualquiera de sus restaurantes.

Síguele la pista

  • Lo último