Por qué no puedes (ni debes) perderte 'El acontecimiento', la película de la que todo el mundo habla

La cinta adapta la novela homónima de Annie Ernaux, en la que la autora cuenta cómo abortó en 1963, cuando en Francia estaba penalizado

Cartel de la película 'El acontecimiento'
Caramel Films

Hay películas que duelen. Ya sea por su temática, porque empatizamos demasiado con ellas o porque en su metraje no faltan imágenes de dolor físico o emocional. 'El acontecimiento', dirigida por Audrey Diwan y que se estrenó en cines la semana pasada. A pesar de que, en muchas ocasiones, el cine europeo pasa desapercibido en la gran pantalla —algo que no ocurre con las grandes producciones de Hollywood— cuando se trata de una cinta que ha logrado estar nominada en los premios BAFTA, o recibir el León de Oro a la Mejor película en la pasada edición del Festival de Venecia, el interés aumenta.

Este drama, que se centra en los años 60, tiene como protagonista a Annie Ernaux, la autora de la novela homónima publicada en España en marzo de 2001 por Tusquets Editores. De rápida lectura (tiene poco más de 100 páginas), constituye un relato donde el realismo y la naturaleza humana se reflejan en el modo en que el resto del mundo señala a su personaje principal. Era octubre de 1963 y la autora, que entonces estaba estudiando Filología en Ruan, descubre que se ha quedado embarazada de un joven de Burdeos.

El acontecimiento, publicado por Tusquets Editores
Tusquets Editores

Es entonces cuando comienza una desesperada búsqueda del apoyo de su entorno, aunque en u principio prefiere mantenerlo oculto. Es una época en la que la interrupción voluntaria del embarazo tiene pena de prisión y de multa y en el que la protagonista, que tiene la libertad de poder decidir y hacer lo que desee sin que esto se sepa, se encuentra encerrada en una jaula. Para empezar, de lunes a viernes, vive en una residencia de estudiantes donde la intimidad no existe más allá de las paredes de la habitación.

Por otro, los fines de semana, que pernocta en su casa con sus padres, sigue recibiendo el mismo trato de adolescente que debería haber dejado años atrás. Esto viene bien reflejado en la novela, cuando la protagonista cuenta que su madre lleva el control de la ropa sucia de la semana y debe colocar evidencias que demuestren que ese mes también ha tenido la regla para mantener su secreto.

Las actrices de la película 'El acontecimiento'
Caramel Films

En la película, en cambio, que se toma ciertas licencias y pasa el gélido otoño que Ernaux representa en el texto a un asfixiante calor de verano, todo el peso recae en la mirada de Anamaria Vartolomei. La protagonista, que recibió el Premio César a la Mejor actriz revelación, aglutina en su mirada todo lo que siente y padece, desde odio hasta vergüenza, asco y miedo. A pesar del desapego de su entorno, incluidos sus amigos, mantiene su postura e intenta interrumpir su embarazo de forma legal (acudiendo a médicos y especialistas) cuando eso no es posible en una época de conservadurismo extremo.

Finalmente, acude a la desesperada a otras prácticas clandestinas tan dolorosas de ver como de vivir y las imágenes son crudas y muy duras. Recuerda especialmente a otra película llamada '4 meses, 3 semanas, 2 días', estrenada en 2007, que trata el drama de la maternidad y el aborto voluntario en la Rumanía de finales de los 80. También se convirtió en una película premiada por su crudeza y realidad.

Porque, al fin y al cabo, las pretensiones del cine se centran en narrar historias que, aunque generen en nosotros empatía o disgusto, se cuenten como realmente sucedieron y, lamentablemente, ocurren hoy en día. No consiste en hacer apología, solo colocar la cámara delante de sus actrices (igual que hicieron sus autores con el papel) y dejar fluir sus experiencias. Los edulcorantes sobran cuando se trata de acontecimientos de estas características y es lo que ambas películas demuestran. Ese golpe de realidad nos advierte sobre el paso del tiempo, el recorrido realizado y tanto la libertad de opinión como de decisión.

Síguele la pista

  • Lo último