Ponte a tono

Esta vivienda combina un alma antigua con una estética muy actual. La prueba: el uso lúdico del color y ciertos toques de moda.

1

Un salón XXL

El suelo, de madera, se pintó de blanco. La alfombra, imitando una piel de cebra, es de Zara Home.

Hay casas que, por su estructura y encanto, no merecen modificarse demasiado. Eso es lo que pensó Carla cuando, junto a su marido, heredó esta espléndida vivienda en el corazón de Barcelona de este piso lo permitían. Las obras, que duraron algo menos de un año, comenzaron por derribar paredes: donde ahora hay un único salón antes había cuatro habitaciones. Otra de las premisas fue respetar al máximo el mobiliario existente. En el salón, el gran protagonista es el enorme frontal de armarios. «La idea de incluir bancos en vez de sillas la copié de casa de una amiga. Me parece muy práctico y decorativo.» En el baño, la pieza estrella es la bañera de patas. «Con tres niños, no suelo tener mucho tiempo, pero cuando puedo, me premio con un relajante baño de espuma.» La decoración, aquí y en otras piezas, es 100% personal, como demuestra la colección de sombreros que corona el baño; en el salón, la mesa y las butacas antiguas tapizadas a todo color, o la cómoda del dormitorio, engalanada con todo tipo de accesorios de bisutería. Un derroche de imaginación y espontaneidad.

Síguele la pista

  • Lo último