Pastora Soler, de estreno

La cantante sevillana da un paso más dentro de su madurez artística con “Una mujer como yo”, su décimo disco, que llega tras celebrar 15 años en la música con un doble trabajo en directo.

Pastora Soler

Con 32 años y muchas tablas a sus espaldas, Pastora es consciente de su evolución: ahora graba maquetas de todo lo que llega a sus manos (para probarlo en su voz), compone algunas de sus canciones y trabaja aún más la técnica vocal.

Si “Toda mi verdad” fue un disco intenso en continente y contenido y “Bendita locura” era divertido y liviano, “Una mujer como yo” está a medio camino entre los dos: sus nuevas canciones son historias cantadas, pequeños relatos sobre amor, desamor, ilusiones, su pasión por cantar… que ella misma ha ido eligiendo entre muchas opciones, pensando en cómo las llevaría al directo. Como primer sencillo, la cantante ha elegido “Demasiado amor”, una balada de amor pasional en las que Pastora se mueve como pez en el agua. Un trabajo grabado entre Roma y Madrid, con 12 temas producidos por Pablo Pinilla. Algunos de ellos son obra de autores que previamente hablaban con Pastora sobre inquietudes, gustos, opiniones… ¿Algunos ejemplos? “Mi vida es tu vida”, un himno a su público gay, “No me da miedo” o “Una mujer como yo”, cantada “a lo antiguo”, como dice ella, sólo con piano y arreglo de cuerda..

Varias sorpresas... Pastora se ha animado a grabar una versión de “Yo no te pido la luna”, ha compuesto un tema de amor, “Soy de ti”, y ha grabado una canción de agradecimiento a sus seguidores, “A ti”. Pero, sin duda, una de las grandes sorpresas del disco se llama “Vamos”, una canción sobre ilusiones, fuerza y amor que compuso una noche junto a Vanesa Martín y Malú. “Hay mucho feeling entre las tres, creo que tenemos muchas cosas en común. Lo íbamos grabando con el teléfono móvil, con Vanesa a la guitarra y cantándola las tres. Al día siguiente le fuimos dando forma y el resultado es algo de lo que estoy muy orgullosa”.

Síguele la pista

  • Lo último