¿Qué pasa con Happn?

¿Cuántas veces te has enamorado en el metro? Ahora es posible conocer a la gente con la que te cruzas gracias a  Happn. Con sólo un año y medio de vida, más de siete millones de usuarios y presente en más de veinte grandes ciudades, se perfila como la favorita en cuanto a aplicaciones de ligoteo. ¿Sabes manejarte en ella? Deberías, en España cada día se suman más de 1500 adeptos.

Serena Van Der Woodsen y Blair Waldorf, en "Gossip Girl"
IMDb

Intenta poner fotos realistas

Recuerda, la verdad es sexy. Muéstrate tal y como eres, intenta escoger fotos que se correspondan a la realidad. No hay chasco mayor que encontrarse con alguien que no esperas. Laura, 35 años, nos confiesa “me encantan los tiarrones, así que cuando vi las fotos de perfil de L. me volví loca. Musculoso, deportista, alto… después de unos cuantos mensajes quedamos esa misma noche para ir al cine. El chasco que me llevé al verlo en persona fue inversamente proporcional a su estatura.... ¡era un tirillas! No se parecía nada al de las fotos. Vimos la película y me fui corriendo a casa. Desde luego, el chico era fotogénico".

¿La primera cita? En zona neutral

Ni en tu casa ni en la mía. Tantea el terreno antes de meterte en la cama de un extraño. Un café, una cerveza, un cine… Luego ya pensarás qué te apetece. Date un pequeño margen de maniobra para escapar o… tirarte a sus brazos.

Espera lo inesperado

Tanto bueno como malo. Happn es una caja de sorpresas, no siempre con final feliz. Marta, 26 años, recuerda “típico viernes de copas con amigas….teníamos todas las solteras Happn. Nos íbamos pasando los móviles unas a otras, cotilleando los chicos de las demás y… comenzaron los llantos al encontrar al novio de una de nosotras entre las fotos”.

No alargues los mensajes más de la cuenta

¿Hay algo peor que ver como una conversación que parecía excitante va perdiendo fuelle? ¿O menos morboso que esa cita que nunca llega a concretarse? Marta, 33 años, contactó con G. en un viaje a Bilbao: “Me encantó nada más verle. Le dije que estaba de viaje de trabajo y que iría a ver la expo de Basquiat al Guggenheim, pero que podríamos tomar algo en mi tiempo libre. Me estuvo mareando todo el finde, ahora sí ahora no… para acabar diciéndome que igual para la siguiente expo de ese pintor podríamos vernos, a lo que le contesté; no creo que Basquiat vuelva a Bilbao ni que tú y yo quedemos en la vida!”. Consejo: que no te mareen.

Cuida la ortografía

“No hay nada que me baje más la libido que una falta de ortografía garrafal”, nos confiesa Iría, 36 años. No hace falta poner puntos, comas y acentos al dedillo, pero recuerda que el lenguaje es un arma poderosa, utilízala a tu favor.

Despacio, por favor

Os habéis cruzado, os habéis gustado, la primera cita ha sido un éxito… Tranquilidad. No hay nada menos atractivo que la desesperación. Que se lo digan a Olivia, 23 años “Primero conocí a M, típica historia de peli que se mueve entre comedia romántica y terror. En uno de mis viajes en AVE, me toco un chico al lado bastante mono, la conversación entre nosotros fue bastante amena así que en un momento que fui al aseo, abrí Hapnn y allí estaba él, le dí al corazón y…¡él también le había dado! Imaginad mi cara de vergüenza al volver al asiento. Me pidió el número y estuvimos hablando un tiempo. Quedamos durante dos meses en lo que todo parecía ir bien hasta que, empezó a enviarme montajes de fotos con nuestras caras y hasta de cómo serían nuestros hijos. Tarde nada en bloquearle, pero seguía encontrándomelo en pubs e incluso en Ávila un fin de semana. ¿Cómo? Prefiero no saberlo”.

No pongas fotos de grupo

Ni fotos con tu ex… con su cara recortada. Sabemos que ella estaba ahí. De verdad, da mal rollo. Daniela (38) sentencia “Siempre que ponen fotos de grupo, el que te gusta es el amigo. No falla”. Y no sólo lo piensa ella, según una consulta a más de 1000 usuarios de la aplicación, sólo a un 10% les gustan este tipo de instantáneas. Evita comparaciones innecesarias.

¿Y si funciona?

También hay historias con final feliz, como la de Esther, 32 años, "hablábamos todos los días, hablábamos de todo, de nuestros gustos, de nuestras pasiones, de nuestra vida… Nos enviábamos fotos, notas de voz, ¡de todo! El mismo día en el que me pasaría a buscar para ir a cenar, no dejamos de hablar desde primera hora de la mañana, incluso vimos una película ‘en paralelo’, cada uno en su casa. Las ganas de conocerle rivalizaban con la vergüenza, los nervios y el miedo. Pero nada de eso pasó. La cita fue perfecta, como en las mejores películas o en mis mejores sueños. Cuando me recogió al principio no podía mirarle a la cara, ¡me gustaba! Es más, me estaba encantando… Durante la cena y gracias a unas copitas de vino, la vergüenza se esfumó y ¡no paramos de hablar! De esa primera cita, con el mejor beso del mundo incluido, siguió la conversación diaria, la segunda cita en la que ambos decidimos quitarnos Happn, la tercera, la cuarta… Al segundo mes de conocernos nos fuimos a vivir juntos y hasta hoy, que estamos a punto de cumplir un año. ¡Y que sean muchos más!"

Tags _

Síguele la pista

  • Lo último