Una imagen de 'Arkangel', el primer episodio de la 4ª temporada de 'Black Mirror'. | Netflix

'Black Mirror': nuevas imágenes de una de las series más perturbadoras del lustro

Ya conocemos los dos primeros carteles y tráilers de su cuarta temporada. ¿Preparada?

Clara Hernández | Woman.es

'Black Mirror' regresará "próximamente" y, a juzgar por las primeras pistas que ha ido desvelando Netflix, su vuelta será tan turbadora como en otras ocasiones.

La serie, habituada a fascinarnos y horrorizarnos a partes iguales, vuelve con una cuarta temporada de episodios autoconclusivos y la originalidad de que cada cada uno de ellos esté firmado por un director diferente (en el pasado, Joe Wright, de 'Orgullo y Prejuicio', o Tim Van Patten, director de 'Los Soprano'). 

El primer capítulo se llama 'Arkangel',  está escrito por Charlie Brooker (el alma mater de la ficción) y ha sido dirigido por la celebérrima cineasta y actriz Jodie Foster.  Hace unos días se divulgaba su póster y un primer tráiler (puedes verlos a continuación) en el que la presunta desaparición de una niña nos sacude el estómago y hace que nos temamos lo peor. "Marie haría cualquier cosa para proteger a su hija", comenta la nota de presentación su póster, sin lograr tranquilizarnos. 

Las imágenes están protagonizadas por Rosemarie Dewitt ('La La Land', 'Mad Men'), Brenna Harding ('A place to call home') y Owen Teague ('Bloodline'). 

En las últimas horas, se ha divulgado un nuevo cartel del segundo capítulo de la temporada, 'Cocodrilo', así como un tráiler (míralo a continuación). 

Dirigido esta vez por John Hillcoat, cambia de personajes para hablar "de un futuro cercano en el que las memorias ya no son del todo privadas" y donde "Mia (interpretada por Andrea Riseborough) debe guardar un secreto inconfesable". 

En los  años que comenzó sus emisiones, 'Black MIrror' se ha convertido en una serie de culto cuyo hilo conductor entre entrega y entrega es su guionista (Brooker) y el entorno, un mundo invadido por la tecnología, con sus smartphones y plasmas donde se refleja una vida a veces grotesca y espeluznante. Y no tan distinta, tal vez, a nuestra propia existencia en el siglo XXI (y pensar en esto sí que produce terror y un escalofrío en la espina dorsal).