“Vidas” el nuevo trabajo de Pedro Guerra

Tras casi cuatro años de alejamiento, el 29 de enero Pedro Guerra publica 14 nuevas canciones en su álbum Vidas, que el artista define como “quizá el más coherente” de su carrera.

El 29 de enero se publica Vidas, el nuevo álbum de Pedro Guerra. Han pasado casi cuatro años desde que el artista canario editó su último disco. Después el silencio. Por esto, la aparición de 14 nuevas canciones de uno de los autores más importantes de la música española de los últimos 15 años se puede calificar de acontecimiento necesario. Vidas significa el regreso de un artista emblemático desde que en 1994 comenzó a lanzar sus primeras canciones. Hagamos memoria.
Hace poco más de 13 años, Pedro Guerra (2-VI-66, Güímar, Tenerife) aterrizaba en Madrid. Llegaba desde las Islas Canarias con un buen puñado de canciones en la mochila, que ya cantaba desde los 16 años en fiestas y en locales de su tierra. Nada más llegar recibió el primer espaldarazo: Premio Ondas a la mejor canción del año 1994 por Contamíname, que Víctor Manuel y Ana Belén convirtieron en éxito superlativo. Al mismo tiempo, Joaquín Sabina publicó la canción Ruido, compuesta al alimón con el canario recién llegado. Cómplices (El marido de la peluquera) y Javier Álvarez (Amor en vena) también grabaron sus canciones aquel año. La aparición de Pedro Guerra, junto a otros colegas, significó la emergencia de una nueva generación de cantautores, palabra denostada durante más de una década, que volvió a poner sobre la mesa la conexión imaginativa entre música y poesía con planteamientos contemporáneos, conectando con una generación que esperaba sus canciones como agua de mayo.
En diciembre de 1994, Pedro Guerra grabó 17 de sus canciones durante un concierto en directo. Eran 17 joyas que llenaron su primer disco que se publicó a principios de 1995: Golosinas. El público que asistió a la grabación se sabía las canciones de memoria y las cantó con él, como lo había hecho tantas veces en clubes como el madrileño Libertad 8. Pedro Guerra encabezó una nueva generación de cantautores que se atrevió a reclamar un lugar propio, difuminado durante muchos años. Después de Golosinas llegaron álbumes como Tan cerca de mí (1997), Mararía (1998), Raíz (1999), Ofrenda (2000), Hijas de Eva (2002), Palabra en el aire, junto al poeta Ángel González (2003) y Bolsillos (2004). Una obra de primer nivel que ha dignificado durante más de una década la música española, salpicándola con magníficas canciones que ya se han grabado en el disco duro de nuestra memoria particular y que permanecerán para siempre en la historia de nuestra cultura popular.
Por todo esto cobra particular significación la publicación de Vidas, el nuevo álbum, de Pedro Guerra, que llega después de una larga temporada retiro y de silencio. “Creo que estaba cansado”, dice para explicar su temporal alejamiento. “Eran 10 años y ocho discos y necesitaba parar para tomar aire. Teníamos un proyecto familiar de paternidad y he estado en casa sin viajar, sin tener demasiada relación con la música, agotado por la intensidad de la dinámica disco-gira que roba el tiempo. Necesitaba esa oxigenación”.
Una oxigenación que, dada la íntima y vital relación de Pedro con la música y lejos de ser estéril, ha servido para engendrar las 14 canciones de Vidas. “Hace nueve meses volví a componer, a intentar escribir porque la vuelta fue dramática”, dice. “Me costó un poco, me sentía desengrasado y quería tener el tiempo necesario para hacer las cosas bien. En las letras no había ninguna idea previa e incluso pensé el título del disco en el estudio. Cuando salió Vidas todo cobró un sentido, un contenido”.
Vidas es Pedro Guerra en estado puro. La inspiración, la profundidad, la altura poética de los textos, la riqueza musical de las canciones alcanzan el nivel de sus mejores momentos, con la madurez y la claridad que da la experiencia. “Lo componía al mismo tiempo que lo iba maquetando y sabía que lo íbamos a grabar tocando todos en directo”. Por esto, Vidas es un álbum en el que prima la naturalidad, el sonido puro, la sencillez, la ausencia de lo superfluo. “Quizá sea el más coherente de todos los que he hecho, equiparable a Golosinas al tener la frescura de estar grabado tocando juntos y al mismo tiempo. Musicalmente tenía una idea clara del sonido. Con el tiempo creo que aspiro a hacer canciones al modo tradicional. Las letras vuelven a cierta intimidad, a la introspección. No hay compromiso social. He buscado la pureza y lo que me pide el cuerpo es hacer canciones lo más bonitas que pueda”.
Con la canción Quisiera saber como primer single (el vídeo se ha rodado en Cuba bajo la dirección de Tono Herrando), cierto sentido de la nostalgia recorre las canciones de Vidas. “Siempre existió esa melancolía, esa añoranza en mi música. Pienso en un mundo que ya no es y utilizo palabras que me dicen que ya no se oían. Hay algo de intentar rescatar lo que se echa de menos, aunque no desprecio el mundo actual. Me parece estupendo pero quizá haga falta cierto equilibrio”. Y aparecen canciones suaves que hablan de antiguos zaguanes y de puertas secretas (Íntimo), otras inspiradas en ritmos populares (Madurar el amor) a veces con preguntas sin respuestas (Quisiera saber), poéticos y emocionados aires con aromas caboverdianos (Se enamoró de un río) o portugueses (Corazón enfadado), temas de mayor balance rítmico (Jamás, Humo), músicas sinuosas inspiradas en noticias que se convierten en amores eternos (5.000 años), acercamientos al Brasil tan querido y recreado por Pedro (El pescador, Huellas), dos maravillosas perlas dedicadas a sus hijos (Lara y Cuando Pedro llegó), otra con nombre de pintor genial, dios y diablo al tiempo (Caravaggio), temas que podrían ser tangos argentinos o quizá chotis madrileños que hablan de tiempos pasados y mágicos (Casas antiguas)...
Son las canciones de Vidas, un álbum sereno, acústico, sencillo, inspirado, grabado con minuciosidad artesana junto a músicos que han acompañado a Pedro Guerra a lo largo de buena parte de su carrera. Ahí están Luis Fernández (piano y teclados), Marcelo Fuentes (bajo), Vicente Climent (batería) y Osvi Greco (guitarra), que han grabado casi en directo el álbum producido por Pedro Guerra (voz y guitarra) y Ángel Martos. Son 14 canciones que muestran a un artista sosegado, reflexivo, con un acorde puesto en el ayer y otro en el mañana, planeando por encima de tiempos, modas y estilos. Son 14 canciones con vocación intemporal que Pedro Guerra se detiene a comentar.