La actriz Verónica Echegui, nominada a la Mejor Actriz de Reparto en los Premios Feroz 2021. | Carlos Alvarez/Getty Images

Verónica Echegui: "Me gustaría que los jóvenes valoraran la importancia de escucharse a uno mismo"

La actriz, nominada a los Feroz, los Goya y los Gaudí por dos trabajos diferentes -'Explota, explota' y 'La ofrenda'- vive un momento inmejorable tras dirigir su primer corto.

Ester Aguado

Sin duda, es su año. Y quiere reivindicarlo y disfrutar del momento: aun sin saber si saldrá vencedora en algunas de estas tres convocatorias (o todas), ya se ha llevado el Premio 'Proyecto Corto' de Movistar como directora novel; si, su primer corto como realizadora, 'Tótem Loba' es toda una grata sorpresa que nos presenta Verónica Echegui

Estás nominada por la comedia musical 'Explota, explota' y por el drama 'La ofrenda', dos papeles radicalmente distintos. ¿Con cuál disfrutaste más, con Amparo o con Rita?

Uf!, han sido dos procesos muy distintos... pero me reí mucho con los dos; incluso con Rita, aunque fue un dramón, me lo pasé muy bien con mis compañeros de 'La ofrenda' e hicimos muy buen equipo. Me cuesta compararlos, porque son disfrutes de distintas formas.

Pero ese personaje entrañable que has creado con Rita, esa murciana con el corazón roto puede convertirse en un icono como la Juani...

'Explota, explota' es una comedia divertidísima y yo estoy encantada de interpretar a la amiga graciosa. La película tiene un 'leiv motiv' de viva la vida, la libertad y el baile, porque el personaje principal (Raffaela Carrá, interpretada por Ingrid García-Jonsson) decide escucharse y apostar por su decisión de ser cantante y bailarina y lo lleva a acabo le pese a quien le pese. Pero ha de enfrentarse a una sociedad con censura, que empezaba a abrirse... cada época tiene sus propios mecanismos de censura; a veces es incluso la autocensura lo que impera. No es que Amparo sea bruta, hay gente de pueblo que es refinada, pero por lo cariñosa y lo entregada que es me cuadraba el acento murciano. Me fui a Murcia, hablé con una amiga que me asesoró y pasé con ella el guión entero.

Echegui estrenará este verano "Donde caben dos", una película coral de Paco Caballero. | Carlos Alvarez/Getty Images

¿Para tí son importantes los premios?

Sí, claro, porque reconocen tu trabajo y es el momento de recoger los frutos que has sembrado. La recogida no son sólo los premios, si no el público... pero si además, los compañeros de profesión (actores, guionistas, directores) y los periodistas valoran tu trabajo, le están dando una relevancia. Y yo lo agradezco; agradezco esa palmada en la espalda, que es como me lo tomo: que mi trabajo no sólo le ha gustado al público, si no que ha llegado al corazón de la gente con la que comparto esta profesión y para mí eso sí es importante.

Además que te nominen por una comedia es el doble de difícil, ¿no?

Es cierto que las comedias son muy complicadas y más si son musicales, que ya es el doble salto mortal, que te salga bien no es nada fácil, así que me parece justo que se tengan en cuenta. La última que recuerdo relevante en cuanto a Premios fue 'El otro lado de la cama' (2003), con siete nominaciones, aunque luego sólo ganó dos. Además, de 'Explota, explota' no sólo estoy nominada yo, si no Mejor Vestuario y Mejor Maquillaje y Peluquería en los Goya. Es una peli que tiene mucho talento y que se merece estar en las quinielas.

Una pena que a Ingrid García-Jonsson no la hayan nominado como protagonista...

Me hubiera encantado, porque está estupenda. Además, es un amor de persona, una compañera genial y una actriz talentosísima. He aprendido mucho viéndola trabajar.

¿Qué premio te haría más ilusión conseguir: Goya, Feroz o Gaudí?

¡Ostras, qué te digo! Es que son muy distintos. Los Gaudí me encantan, porque yo a Cataluña le tengo un cariño muy especial, por Bigas Luna y por el tiempo que he vivido allí... pero los Goya son los Goya y los Feroz son los periodistas los que votan... No me hagas elegir, porque me cuesta mucho. ¡Los quiero todos!

¿Ya tienes discurso de agradecimiento o vas a improvisar?

No, lo he pensado... en caso de, porque si se diera la situación no quiero olvidarme de gente a la que le tengo que agradecer. Eso es lo que más me importa: que las personas que, en su momento, me prestaron ayuda, en muchos casos desinteresada, estén ahí. Es que si no les nombro, me voy a sentir muy mal. Así que ya me he hecho mi guión... Si toca, estupendo, ya sé a quién; que no toca, pues se lo agradezco en persona.

¿Y te vas a vestir de gala?

Sí, porque los Feroz y los Gaudí son presenciales. Y los Goya, aunque son virtuales, pues también, porque van dos personas con una cámara a casa... me hace mucha gracia, tengo ganas de ver cómo sale todo. Se van haciendo conexiones en directo y, en el momento del premio, nos pondremos todas delante del ordenador tipo Zoom y así se nos verá. A ver qué tal sale todo.

¿Cuál de los papeles que has hecho no has podido o no has querido quitarte de encima?

Siempre llega un momento en el que tienes que abandonarlos para poder ser tu misma, con tu vida y descansar un ratito. Pero que se me hayan quedado ahí dentro un tiempo, incluso al acabar me haya dado pena soltarle porque me lo he pasado muy bien y le he cogido un cariño tremendo, con la Juani, desde luego, y de los recientes, con Amparo. Voy a echar de menos no hablar murciano y no ver la vida a través de sus ojos... ella es muy bizarra.

Cartel corto 'Tótem Loba', de Estela Films, que ganó el Premio 'Proyecto Corto' de Movistar +, ya disponible en la plataforma. | Estela Films

Acabas de estrenarte como directora: has dirigido tu primer corto, 'Tótem Loba', que también has escrito basada en una experiencia propia... ¿Esa inquietante historia te pasó realmente a ti?

Sí, cuando tenía 17 años, una amiga me invitó a ir a las fiestas de su pueblo y me lo pasé muy bien, pero en mitad de la noche descubrí que los jóvenes tenía una tradición bastante bestia y se disfrazaban de lobos para capturar a las chicas. Me pasé toda la noche huyendo y escondiéndome... y pasé mucho miedo. al final me quedé dormida en una casa abandonada. El corto no es un documental, es ficción, así que la historia no está contada tal cual sucedió: he metido algunos elementos para crear más tensión (a mí no me siguieron motos de cross o no me tiré a un río) o porque narrativamente me iba mejor para contar la historia. Yo he querido contar algo que he vivido como la importancia o el terror para hablar de algo que me interesa, que es el poder expresar lo que tú estas sintiendo. Me impactó mucho que esa situación se hipernormalizara.

O sea, que tiene más recorrido...

Me gustaría dar una paso más, después del recorrido en festivales, y hacer una labor pedagógica en los colegios e institutos, para contar a los jóvenes lo importante que es escucharse a uno mismo y seguir tu intuición; es decir, que si hay algo que no te parece normal, da igual lo que piense todo un pueblo, aunque digan que estás loca. Si tú crees que algo no va y no es normal, no lo hagas, desmárcate. Me gustaría generar un debate con los más jóvenes.