Un minuto con Óscar Jaenada

¿Cómo preparaste el personaje?
Vi muchos vídeos de Camarón, y así estudié sus gestos, su manera de hablar, cantar y mirar. También asistí a clases de flamenco. Y, sobre todo, viajé a Cádiz para aprender el acento de allí, y hablé con la familia y sus amigos.

La película no insiste demasiado en la parte más sórdida de su vida...
Es una recreación, y creo que lo fundamental es mostrar lo grande de su arte, por qué logró cautivar a tanta gente con su manera de cantar. Además, su familia tampoco quería que le enseñáramos demacrado. Y yo tampoco lo encuentro necesario.

¿Ganarás un Goya?
Eso es algo que no depende en absoluto de mí. Cuando me lo otorgaron por "Noviembre", de Achero Mañas, ya me lo esperaba; pero en este caso, la verdad es que no.