Sophie Auster, la fuerza de los genes

Con 18 ya es toda una estrella. La hija de Paul Auster debuta en el mundo de la música con un álbum fascinante.

RUBÉN ROMERO

A día de hoy, todavía nadie ha podido demostrar que los aristócratas tengan la sangre azul, pero si hay algo obvio es que el talento se hereda. Sophie puede presumir de haberse alimentado de poesía ya en su líquido amniótico. Hija de papá Paul Auster –tienen en común la misma mirada misteriosa– y de mamá Siri Hustvedt –esa escritora noruega injustamente relegada a un segundo plano por el éxito y la fama de su marido–, ha estado en contacto con el arte desde antes de nacer. Después, ha desfilado, ha estudiado en la prestigiosa academia de interpretación de Lee Strasberg, ha actuado en la serie “Los Soprano” y en “Lulu on the Bridge”… y acaba de publicar un disco en el que, al estilo de un Serrat políglota, pone música a los poemas de su papá y de los grandes autores franceses dadaístas y surrealistas. ¡Y con dieciocho años! Más increíble todavía: todo empezó cuando sólo contaba dieciséis primaveras.

¿Te habías planteado alguna vez cantar en público?
La verdad es que no. Michael Hearst y Joshua Camp tienen un grupo que se llama One Ring Zero. Tenían pensado componer una canción con un texto de mi padre y les faltaba una vocalista. Papá me recomendó y, por lo visto, les gustó cómo lo hice. Y así empezó todo...

Explicado de esta forma, parece muy sencillo, la verdad.
¡No creas! Tendrías que ver cómo es el estudio de Michael y Joshua: ¡Es increíblemente pequeño! Aunque cueste creerlo, tuve que interpretar algunos temas de rodillas para no darme con la cabeza en el techo.

La pregunta que más veces te han hech ¿Pesa el apellido?
Al contrario, tengo que reconocer que a mí me ha dado alas. No soy tan ingenua como para reconocer que, sin la ayuda de mi padre, difícilmente podría haber grabado este disco. ¿Una chica de dieciséis años cantando poemas dadaístas franceses? No creo que ninguna discográfica hubiera creído en mí, es una propuesta muy poco comercial.

Claro, igual hay quien cree que, a tu edad, deberían interesarte estilos como el ‘r’n’b’.
Pues, si te soy sincera, a mí lo que me da la vida es Billie Holiday, Jimi Hendrix, Tom Waits, Edith Piaf… Y en cuanto a la literatura, adoro todas las novelas de Tolstoi. No me importa ser diferente a las chicas de mi edad. Me siento muy segura de mí misma y dispuesta a aceptar cualquier tipo de críticas, tanto las buenas como las malas. De no ser así, te aseguro que no habría sido capaz de meterme en este berenjenal.

Si te sientes tan segura, ¿por qué has tardado tanto en hacer promoción del álbum.
Por una razón muy sencilla: ¡Estaba de exámenes! ¡Tengo dieciocho años y todavía muchas cosas por aprender! No voy a tirar mi educación por la borda por haber grabado un disco, ¿no?

En un futuro inmediato, ¿te ves como cantante o como actriz?
En breve, como actriz. Participaré en la próxima película de mi padre, “The Inner Life of Martin Frost”, basada en su obra “El libro de las ilusiones”. Y a medio plazo, quién sabe… De momento, me conformo con ir estudiando y experimentando. No te voy a preguntar quién escribe mejor, si papá o mamá, pero sí quién tiene mejores gustos musicales. Pues te voy a responder exactamente lo mismo que si me preguntaras lo primer Sophie (risas). Bueno, en serio, mi padre escucha música demasiado blandita para mi gusto. Aunque no te lo creas, me pirra el rock.

Nadie lo diría, después de escuchar tu disco…
Hombre, es una recopilación de poesías del siglo XX… No sonarían demasiado bien con un solo heavy de guitarra, ¿no crees? “Sophie Auster”, este álbum está editado por Naïve.