GETTY

Sienna Miller arrasa en Netflix con 'Anatomía de un escándalo'

La actriz protagoniza la miniserie creada por David E. Kelley

Noelia Murillo

Hace apenas unos días llegaba a Netflix una de las que parecía que iba a convertirse en la serie del momento... y es precisamente lo que ha hecho. Estamos hablando de 'Anatomía de un escándalo', el nuevo trabajo de David E. Kelley como productor protagonizado por Sienna Miller (¡al fin se produce su regreso a la pantalla!) y Rupert Friend, que interpretan el papel del matrimonio Whitehouse. Puede que por el nombre del productor no te suene nada, pero si recordamos que es quien ha llevado a HBO Max series tan potentes como 'Big Little Lies' o 'The Undoing' te empiece a sonar.

Para esta miniserie, formada por seis capítulos de algo menos de 50 minutos, se ha adaptado la novela homónima escrita por Sarah Vaughan, en la que no faltan los característicos elementos de un 'thriller' y un drama judicial que se sucede en el Parlamento británico. En concreto, trata sobre el poder y la mentira y se centra en la vida del Ministro del Interior británico (interpretado por Friend) cuando sale a la luz una supuesta infidelidad cometida con una de las empleadas del ministerio, Olivia Nytton (Naomi Scott).

A pesar de que se trata de algo del pasado, esta revelación no hace sino romper la confianza que existe en el matrimonio. Sin embargo, ambos protagonistas son conscientes de que ambos se verían perjudicados por una ruptura pública, por lo que deciden seguir adelante con su relación en el foco mediático. A pesar de que se siente muy dolida por el engaño, Sophie decide apoyar a su marido en estas circunstancias.

-Sienna Miller apuesta por un vestido galáctico en la gala LACMA

-Según Sienna Miller se llevan los vaqueros anchos y no necesitan más que una camiseta blanca para acertar

Sin embargo, desconoce que las relaciones sexuales con su ayudante no fueron consensuadas, ya que un encuentro en el ascensor de la Cámara de los Comunes del Parlamento londinense no contó con su aprobación expresa, por lo que el ministro es acusado de violación. Es aquí cuando comienza el debate acerca del consentimiento y el conocidísimo movimiento #MeToo, lo que convierte a esta serie en una producción profunda y llena de matices a los que acostumbra el mencionado productor.

Conviene recordar que, para prepararse su papel en esta serie, Sienna Miller confesó haber establecido ciertos paralelismos con su vida personal, marcada por la infidelidad de la que fuera una de sus primeras parejas, Jude Law. "Era algo que me resultaba familiar, porque he experimentado algunas de las cosas que ella experimentó. La forma [de Sophie] de lidiar con lo que se le presenta es la antítesis absoluta de mi forma de ser", reconoció en una entrevista concedida a Elle UK recientemente.