Robert Pattinson se enrola en el circo

Ya está en cines su último trabajo, "Agua para elefantes", donde comparte cartel con Reese Witherspoon, en la adaptación de la novela que da título al film. Una historia de amor prohibido que transcurre en un lugar mágico: el circo. Conoce las impresiones de su protagonista.

Susana Fernández

Sobre la película y el personaje...
"Creo que es una película con un marcado aire clásico, antiguo... Una gran historia de amor, arrolladora, como si hubiera sido hecha en los años cuarenta o cincuenta. Respecto a Jacob, es un joven de 23 años que estudia veterinaria, entre 1929 y 1930, pero sus padres mueren en un accidente de coche justo antes de que finalice los estudios. Así que tiene que irse: no tiene ni dinero, ni casa... y debe encontrar una vida nueva. Decide saltar a un tren en marcha para tratar de encontrar un trabajo, que acaba siendo un circo.

Sobre el libro
Primero leí el guión y luego el libro, y rápidamente me di cuenta de lo bien que se había adaptado. Conocí a Francis Lawrence, el director, y a Tai, la elefanta, el mismo día, y fue en ese instante cuando decidí que quería hacer la película. Más tarde supe los actores implicados en el proyecto (¡dos de ellos tienen un Oscar!), así que fue muy fácil decidirme.

¿El mejor momento?
Hay un episodio, que incluso sale en una de las fotos de la película, en el que la elefanta está tumbada y yo estoy a su lado. Ese día, cuando estaban preparando el plano, la elefanta se quedó dormida, y yo también, porque hacía mucho calor. Ella movió su trompa y me rodeó, y acabamos los dos ahí tumbados, dormitando... Yo pensé: ¿cuántas veces viviré esto? Era sencillamente maravilloso.

Las dificultades
Me impresionaba bastante que hubiera esa cantidad de sets, de animales, de actores y actrices... y que todo fuera realmente bien. Pienso que, en realidad, las cosas podían haber salido mal en cualquier momento, pero yo no tenía ni idea (mucha gente implicada en el proyecto trabajaba para que yo no me preocupara), así que para mí ha sido un rodaje bastante relajado.

Su carrera como actor
Empecé a hacer teatro cuando tenía 15 años, papeles pequeños, en mi vecindario, y luego, a las 16 años, empecé con un agente e hice varios trabajos. Pero realmente no me he tomado mi carrera de actor en serio hasta que no he tenido 20 años.

¿Cómo has evolucionado?

Es extraño, pero trato de no ver las películas que hago. Porque pienso que, de algún modo, no te ayuda a progresar. Y es que te acabas fijando en lo que ha salido bien, y como quieres seguir manteniéndolo, lo haces igual en el siguiente trabajo. Y lo que ha salido mal, simplemente lo eliminas, no lo trabajas. Pienso que vas cogiendo confianza a la par que vas haciendo más películas. De todos modos, es un trabajo extraño: puedes hacer algo que sea un éxito total o un completo fracaso, y no tienes ni idea del motivo. Muchas veces es sólo cuestión de suerte...