Paulo Coelho en el Camino de Santiago

El escritor y su mujer, la artista Christina Oiticica, encuentran en su peregrinaje la inspiración para crear obras llenas de sentido.

Adriana Rosés

Dormir protegida del sol debajo de la sombra de un árbol, tomar agua fresca de una fuente y lavarme la cara... mis mejores recuerdos del Camino de Santiago tienen muchísimo que ver con la gente, los encuentros y las cosas muy simples», nos comenta la artista brasileña Christina Oiticica. Lleva casada veintiocho años con el escritor Paulo Coelho y los dos han encontrado inspiración en el Camino, una experiencia que según nos asegura, «ha transformado del todo nuestras vidas». Ambos habían peregrinado por separado, él en el 86 y ella en el 90, aunque han vuelto juntos muchas veces en coche y han hecho marchas de pocas horas, sin continuidad de etapas, caminando en silencio, orando. «El silencio aquí tiene otro valor –rememora Chris- tina– es sumamente importante para que podamos refl exionar al mismo tiempo que andamos. Es una meditación activa y muy fructífera.»
Viajar ligero
«El sentido del camino está en las personas», repite siempre Paulo Coelho. Su primera novela ‘El Peregrino de Compostela. Diario de un mago’ (Planeta) recoge su experiencia y traza un paralelismo entre su andar y la necesidad que tenemos todos de encontrar nuestro objetivo en la vida. En 1986, el ‘peregrino’ Coelho aún no era famoso ni reconocido. Cuando veinte años después volvió a realizar una peregrinación a pie de 90 días, su ruta estaba llena de mensajes de admiradores. Ante la avalancha, recogió su experiencia en su blog (Paulocoelhoblog.com), que no para de recibir comentarios y visitas. «Paulo, con sus cuentos y sus libros comparte casi todo», apunta Christina. «Yo creo que comparto mi fe». Cuando le pedimos un consejo antes de coger nuestra mochila sonríe y susurra: «Estate atenta a las señales y viaja ligera.» ¿Tanto nos puede cambiar ponernos una meta, un reto, afrontar nuestra resistencia y nuestros límites, compartir nuestros pasos y abrir nuestra mente a lo que depara el horizonte? «El camino cambió todo en nuestras vidas –afi rma la artista– Paulo se convirtió en otra persona distinta. Creo que siempre infl uye, aunque en algunos la transformación es más visible y otros la viven más lentamente. Hay quien frivoliza sobre el tema. Leí una vez el comentario de alguien que decía que lo que le llevó al camino fue puramente una dieta. A los pocos días, después de hablar con peregrinos que tenían fe en lo que hacían, cambió su respuesta: reconoció que no sabía por qué estaba andando. Algo en él ya no era igual.» Oiticica y Coelho coinciden en su gusto por una naturaleza esencial en la obra de Christina. «Adoro sentir el viento, los sonidos, la textura de las piedras, el agua y el calor.» Trabaja con elementos naturales y después entierra sus telas «para que el tiempo las transforme». A los «6, 9 ó 12 meses recupero las obras con devoción». Antes de su proyecto ‘Camino Peregrino’, ha aplicado esta técnica en el Amazonas, India y los Pirineos, donde «Paulo me ayudó cavando. Siempre me ayuda con su compañerismo y su creatividad.» ¿Qué imagen le sugiere el camino? «Energía, sol y fuerza.»
Hotel El Peregrino
(Puente la Reina) Un alto para recuperar fuerzas El camino exige descanso «y paz», y en este Relais Château de 13 habitaciones se consiguen las dos cosas. Han reconstruido una ermita y un palacio románicos, y en su jardín se curan hasta los pies más doloridos. Christina Oiticica expondrá aquí algunas de las obras de su proyecto ‘Camino Peregrino’, que culminará el año 2010, coincidiendo con el próximo Año Santo Jacobeo. Hotel El Peregrino. Irunbidea s/n. Hab. a partir de 120 €. Menú: 45 € / 75€.www.hotelelperegrino.com
Consejo de Christina «Cerca de Puente la Reina no te pierdas la iglesia de Sta. Mª de Eunate, del siglo XII (en Muruzábal). Es de las más bonitas del camino.» www.turismo.navarra.es