La actriz Paula Usero, nominada a Mejor Actriz Revelación por 'La boda de Rosa'. | Sergio Lardiez

Paula Usero no logró hacerse con el Feroz, pero sueña con lograr el Goya: "Me gustaría ser más justa conmigo misma"

No logró hacerse con el Feroz, pero la valenciana sueña con lograr el Goya a la Actriz Revelación el próximo sábado. Nosotras se lo daríamos por tener esa cabeza tan bien amueblada.

Ester Aguado

Es divertida, natural... Sorprende cómo, a sus 29 años, tiene una carrera tan fructífera y unos objetivos tan claros. Y es que, a veces, las horas de vuelo sirven para algo. 

¿Cómo te sientes con todo lo que te está pasando?

Esto algo sobrepasada con todo. Me están pasando cosas muy bonitas y estoy nerviosa por el sábado. ¡Tengo ganas de que llegue ya!

También estabas nominada a los Feroz como Mejor Actriz de Reparto, pero al final se lo llevó Echegui...

Bueno, tenía bastante claro que no me lo iban a dar, porque compitiendo con esas cuatro mujeres (Juana Acosta, Verónica Echegui, Nathalie Poza y Natalia de Molina), unas artistazas y unos referentes para mí... Me alegré mucho que se lo llevara Verónica, pero me sorprendió, porque estaba convencida de que se lo iban a dar a Nathalie, que ya se llevó la Biznaga de Plata en Málaga. Aquí no se pueden hacer quinielas, porque visto lo visto...

¿Y crees que tienes más posibilidades para los Goya, al competir con otras jóvenes?

¡Tengo menos todavía! Tengo un pálpito de que no... tampoco quiero decirlo, aunque no soy nada supersticiosa. Lo veo difícil, la verdad, con esa competencia: Milena Smit ('No matarás') está en boca de mucha gente, Griselda Sciliani ('Sentimental'), también porque es una actriz muy consagrada en Argentina y ha rodado con Cesc Gay... tampoco sé el criterio que sigue el jurado para votar. Estoy expectante y tengo muchas, muchas ganas de que llegue el sábado.

Paula Usero sin zapatos. | Daniel Gonzalez / GTRES

¿Y no te da pena que la ceremonia sea virtual? ¿O prefieres estar en casa con tu familia?

Siiii, me hubiera gustado que fuera presencial. Mi familia vive en Valencia y no podré estar con ellos. Me da pena que sea virtual porque me perderé la Alfombra Roja, no podré disfrutar con la gente de la peli como estuvimos en los Feroz: todos juntos. Me da pena perderme la experiencia: viajar a Málaga, ensayar, vivir en el hotel, la fiesta de después... es que vivirlo sola, en casa...

Pero bueno, algo montarás en casa, no estarás sola, ¿no?

¡El qué tía, no se puede montar nada con la movida ésta de los convivientes! Sé que hay gente que se juntará en hoteles o en casas rurales, pero yo... vendrá mi estilista, mi maquilladora, mis repres y dos cámaras a grabar... pero como hay toque de queda, no sé hasta qué hora estarán. Tenemos un lío, no sabemos bien cómo hacerlo. En algún momento me quedaré sola con mi chico, que es la persona con la que vivo. Saldrá bien, seguro.

¿Y ya sabes el look que vas a llevar?

¡Claro! Pero no es puedo decir el nombre del diseñador, hasta que salga una nota de prensa el sábado. Sólo que es español, siempre, y más en este momento. Hay que apoyar la moda española y ayudarse entre todos. Para los Feroz llevé un vestido negro de Fabio Encinar (@encinar_brand) precioso.

Hablemos de tu película, 'La boda de Rosa': era la segunda vez que trabajabas con Icíar Bollaín, porque debutaste con ella en 'El olivo', ¿no?

Sí, Icíar y su equipo es casa. El casting lo hice en Tandem Films, la oficina de una de las productoras, Cristina Zumárraga y, cuando llegué tanto Mireia Juárez, la directora de cásting como Icíar fueron tan generosas conmigo... me lo hicieron muy fácil, muy segura, como en casa. Los castings son incómodos, raros, te sientes insegura, pero esta vez me lo pasé muy bien. Y, del rodaje, destacaría la unión que hubo entre todos desde el minuto uno. Icíar tiene la capacidad de crear puzzle, de hacer fluir la buena energía, que nos sentimos como una familia ya desde los ensayos. Ellos son geniales, generosos, trabajan desde la verdad más absoluta, así que todo es fácil. Rodamos fuera de nuestras casas, así que quedábamos todo el tiempo a comer, a cenar, de cañas por la tarde, de paseo por la playa... parecíamos una familia real. Fueron no sólo compañeros de profesión, si no de camino, de vida.

Paula Usero en su papel de Lidia, en 'La boda de Rosa', por la que estuvo nominada al Feroz, además de los Goya. | Natxo Martinez

Tu personaje no se entiende bien con su madre, ¿te pasa lo mismo? ¿Qué les pareció a tus padres que te dedicaras a esto?

Bueno... Icíar, en la película, lo que quiso fue hacer un homenaje a todas las hijas que, en algún momento de su vida, quisieron decirle a sus padres lo que Lidia le dice a Rosa y nunca lo han hecho; y eso también es mi caso. Yo, cuando decidí que quería apostar por ser actriz y dedicar mi vida a ello, les costó un poco aceptarlo. Yo lo entiendo, porque es un mundo difícil y hay pocas posibilidades de poder ganarte la vida con ello. Da miedo. Pero ahora lo entiende, me apoyan, lo viven intensamente, se alegran un montón y creo que a ellos les gusta... es una profesión muy distinta al resto, te mueve la pasión y es difícil de entender.

El tema de la película es que debemos aprender a decir que 'no' para ser felices. ¿Tú eres capaz de decir 'no' cuando toca?  

Me cuesta, porque tendemos a asumir más responsabilidades de las que nos tocan, sobre todo las mujeres. Me cuesta salir de un lugar donde no estoy a gusto o dar mi opinión si va a ser contraria a la de la mayoría...

De todos los personajes que has hecho en tu carrera (El olivo, Paquita Salas, Velvet Colección, Amar en tiempos revueltos, Luimelia, La cocinera de Castamar), ¿cuál se te ha quedado dentro? 

Bueno, Lidia ha sido un personaje muy especial, valiente, macarra... y el trabajo con dos niños maravillosos, que me lo dieron todo, fue un reto porque no sólo tenía que estar alerta con mis cosas y mi texto y mis acciones... Era un personaje muy enérgico, hacía muchas cosas al tiempo en pocos minutos para que pareciera lo más real posible y los niños me dieron eso: el acting de agotamiento, de estar frustrada, de no poder más... eso me lo dieron ellos. 

Pero también has llevado a Luisita, de 'Amar en tiempos revueltos' y su spin-off, 'Luimelia' (Atresplayer Premium) más de tres años, ¿ha sido más fácil desprenderse de ella?

No, no es nada fácil, pero también porque seguimos dándole vida, vamos a rodar ahora la cuarta temporada, en abril. No me apetece desprenderme de ella porque me lo paso muy bien, me divierto, juego mucho, me siento muy libre y me apetece seguir con ella, la verdad.

Amelia y Luisita, de la serie #Luimelia (Atresplayer Premium). | Vico Vang/Atresmedia

Una de las cosas que más caracterizan 'Luimelia' es la visibilidad que ha dado al colectivo LGTBI, algo que  no estaba tan presente en las series, ¿Cómo ha sido para ti poder dar voz a algo así?

Es maravilloso. Hay veces que, siendo actriz, creo que tienes un micro y que puedes hablar por mucha gente que lo está pasando mal en su casa o que vive en la sombra porque no se atreve a decir o hacer las cosas que podría por miedo a ser juzgada. Creo que tenemos mucha responsabilidad y un enorme privilegio de formar parte de ese pequeño grupo de personas que han dado vida a personajes homosexuales en series o películas. Deberíamos ser muchísimos más. Y es genial que hayan creado en otras series diarias personajes de chicas que se quieren y ya. Porque realmente no lo vivimos como una competencia, sería absurdo. Lo vivimos como una necesidad de tener referentes. Así que cuantas más hayan, mejor.

Y ahora acabas de estrenar 'La cocinera de Castamar' (Atresplayer), con un personaje como Luisa Costa...

Ella es súper naïf, muy dulce, un poco pizpireta... no puedo estar un minuto callada. Es una persona muy expresiva que rige su vida por el amor y el romanticismo y cuando conoce a Clara se da cuenta de que no tiene objetivos vitales reales, entonces se hace un autoanálisis, ve todo lo que quiere mejorar y empieza a asomarle un poquito la ambición. Es una serie muy interesante porque no solo cuenta la vida de los ricos, sino que aúna mucho más de la historia de los pobres. Eso es algo que se ha visto en muy pocas series.

Tienes una carrera impresionante, ¿te ha sorprendido el que te salieran las cosas tan rodadas?

Por supuesto; yo empecé con 'El olivo' y tuve un parón de un año para acabar la carrera. Después me vine a Madrid y a partir de ahí no ha parado la rueda de la vida de darme cosas y me sorprendo porque pienso en muchas amigas de carrera que ni siquiera han conseguido representante, tanto en Valencia como en Madrid. Soy de las pocas de mi promoción que está currando y que se puede pagar el alquiler cada mes actuando. Es absolutamente increíble.

He visto que en Twitter hay una fiebre absoluta con #Luimelia... ¿Las redes sociales te han beneficiado o perjudicado?

Pues mira, me han beneficiado: hay mucha gente muy linda detrás de perfiles que nos siguen, que nos apoyan en todo lo que hacemos. De hecho, el otro día, en la gala de los Feroz, muchos amigos que la vieron por Youtube me decían que todos los saludos eran para mí desde Colombia, desde México, desde Argentina... mucha gente está ahí, apoyándonos, hagamos lo que hagamos porque les encanta cómo somos, nuestro trabajo, los personajes que hacemos... lo que pasa es que, a veces, un comentario negativo puede con 50 positivos. Y eso es lo que hay que intentar pelear. Todo el mundo tiene 'haters' o detractores, no a todo el mundo le va a gustar tu curro, pero hay que intentar separar a la gente que quiere hacerte daño de los que sólo quieren hacerte una crítica... que puede ser constructiva, pero mal construida.

Paula Usero, en plan sofá y manta. Natural y con cabeza. | @paulausero

¿Y tú eres la misma persona en redes que en la vida real?

¡Absolutamente! No tengo ningún filtro ni intento aparentar nada... en las redes sociales hay gente que intenta hacer creer cosas que no son y confunden a la sociedad, que aspira a ser como esas personas imaginarias, es una realidad ficticia. Yo creo que cuanto más reales, cercanas y de verdad seamos estaremos más cerca de darle una vuelta a las redes sociales y que sirvan para nutrirnos, educarnos y no sólo fantasear con cosas a las que ni siquiera nosotras somos capaces de aspirar. Yo aquí quiero reivindicar que no todos podemos comprarnos bolsos y joyas de marcas de lujo, ni vivir todo el tiempo maquilladas y perfectas... eso no existe, no real... a todas nos baja la regla y estamos echas mierda cuando pasa y todas nos damos atracones de chocolate y todas tenemos ansiedad y nos sentimos frustradas y sufrimos el 'síndrome del impostor'... cuando más abramos la Caja de Pandora, antes podremos usar las redes para reflejar nuestra realidad y cercarnos a la gente.

¿Por que cómo es Paula cuando se pone el pijama?

Pues hija, tirada en el sofá, con mucha infusión por la noche, muy normal... Eso es lo que intento subrayar, que somos personas normales, que tenemos días buenos, malos y horribles, que nos enfadamos, tenemos mala leche, no todo nos parece justo, ni bien. No hago nada especial, ni tengo vida ostentosa, ni me gusta ser protagonista. Lo que más me gusta de mí es que soy perseverante, tengo las ideas muy claras de cuál es el camino, del que no me quiero salir, intento ser natural, fresca, intento no modificarme... eso me gusta mucho. Y lo que no me gusta es sentirme fuera de lugar todo el tiempo, como que me han abierto y me he colado en este mundo de la actuación... no me gusta ponerme en valor; a veces, me maltrato mucho. Soy injusta conmigo misma.