Nuevas miradas

Jóvenes fotógrafos con futuro: reivindican el retrato y la memoria. Instántaneas para deleitarse y reflexionar, muchas de ellas capturadas en libros que son auténticos best sellers.

M. Victoria Aroca

"Me encuentras frente al ordenador, como nos suele ocurrir a los fotógrafos últimamente", dice Txema Salvans, uno de los fotógrafos documentalistas más jóvenes de nuestro país, así como Jonas Bendiksen, el benjamín de Magnum. Salvans admira a Cartier Bresson y, sobre todo, a Robert Frank. Hay un punto intuitivo y reivindicativo en estas nuevas generaciones que parten de la tradición y hacen de la fotografía un medio artístico mediante el que recrear su universo. Las horas a pie de calle no se las quita nadie: es necesario encontrarse con la vida para mostrar una visión personal.

Desde que se expone, se edita y se comercializa; es decir, desde que ha entrado en el mercado del arte, la frontera entre el carácter documental de la fotografía y su componente artístico se diluye más que nunca. Paris Photo (www.parisphoto.fr) o Madrid Foto (www.justmad.net) son buenas plataformas para conocer y comprar, así como las galerías especializadas Tagomago (www.tagomago.com), Kowasa (www.kowasa.com) o Blanca Berlín (www.blancaberlingaleria.com) y la librería La Fábrica (www.lafabrica.com).

En la imagen... TXEMA SALVANS
A los 26 tenía ya el Fotopress por ‘La historia de Juan Durvan’ y ‘Vivan los novios’, un anticipo de ese trabajo de naturalista que realiza con maestría. Becado por Benetton para asistir a La Fábrica y por el Ministerio de Cultura para estudiar en el International Center of Photography de Nueva York, en sus fotografías encontramos vida a pleno pulmón. «Ten cuidado cómo miras el mundo porque el mundo será como lo mires», le dijeron. Obtuvo el PhotoEspaña 05 y uno de sus últimos trabajos, ‘Spanish hits’, aparece en el libro ‘Future Images’, de Mario Cresci.

GALERÍA: 6 miradas de 6 fotógrafos emergentes... ¡Clica aquí!