Miki protagoniza las series de moda: "El inocente" (Netflix) y "Los reyes de la noche" (Movistar +). | Roberto Maroto Polo

Miki Esparbé: "Si me tuviera que hacer un perfil para una página de contactos, sería un desastre"

Es el actor del momento. El más camaleónico de su generación: si te impresiona en 'Historias para no dormir: Freddy' o 'Tres', sus últimos estrenos, te sorprenderá en o 'El inocente', 'Los reyes de lo noche' y, sobre todo, 'Donde caben dos'. Auténtico.

Ester Aguado

Era nuestro segundo intento... en primavera tuvimos que anular esta entrevista, pero ninguno recordamos muy bien por qué. Así es nuestra vida... superada la pandemia, el ritmo ha vuelto con fuerza, más si cabe en el caso de este barcelonés que, aunque lleva 12 años delante de una cámara, acaba de ser descubierto por el gran público (que no ve TV3). Quizá la acumulación de estrenos en 2021 haya puesto en valía su genialidad a la hora de meterse en cualquier piel. Pasen y disfruten, que en breve llega 'Malnazidos'...

Desde fuera, parece tu mejor momento...

Me da un poco de miedo confirmarlo, porque uno no quiere que se acabe. Pero es obvio que es un año loco, en el que se han juntado los estrenos pendientes del año pasado por la situación y parece que no he parado, pero de enero a septiembre sólo he trabajo tres semanas. Estas cosas raras que tiene el sector: tú sabes cuando ruedas, pero nunca cuando se estrena. Eso sí, promociones he tenido un rato.

¿Pero estás feliz?

¡Claro! Porque todos los papeles son muy distintos entre sí y por el hecho de que la gente los pueda ver al fin... ahí es donde nuestro trabajo cobra sentido.

El actor estrena el 30 de julio la película "Donde caben dos", una comedia coral dirigida por Paco Caballero ("Perdiendo el Este") sobre un club de intercambio de parejas. | Roberto Maroto Polo

También he visto que has escrito un libro, que has producido un corto... ¿dónde te sientes más a gusto?

Yo soy muy curioso... si tuviera un trabajo más monótono me aburriría soberanamente. Dentro de mi sector, hay distintas disciplinas que me interesan y que intento conocer, siempre desde el respeto más infinito, la curiosidad y el juego. Siento la necesidad de generar contenido que yo consumiría como espectador: contar mis propias historias, producir las de otros... ése es el objetivo ahora. He ido trasteando un poquito. El año pasado he producido un cortometraje, y lo hice porque dentro de la industria hay cosas que me llaman la atención para ver cómo funciona. Escribir, dirigir… Me interesa y me ha interesado siempre. Espero poder haciéndolo de forma natural más adelante, sin forzarlo. Ojalá pudiera algún día dirigir una peli.

¿Te resultó difícil pasar de la comedia, donde estabas más asentado, al drama?

Como actor no, pero hace falta tener paciencia, ser perseverante, tener muchas ganas, batallar para que te prueben y no desaprovechar oportunidades. Lo que no es fácil que la industria te permita salir de ahí y buscar otro camino, otros géneros. Yo he tenido suerte porque directores de casting han apostado por mí, han asumido el riesgo y estoy muy agradecido. A mí los actores que me gustan son los que arriesgan y tratan de ir un poco más allá. Yo trato de hacerlo porque es cuando disfruto.

¿Ha habido algún antes y después de algún personaje o director en tu carrera?

Sí, sobre todo al principio... hice un corto que se llamaba 'Doble check' (2011), con Paco Caballero y se viralizó. Y además se juntó con el estreno de 'Barcelona, noche de verano', de Dani de la Orden, una peli pequeñita pero que hizo mucho ruido en su día y gracias a esos dos proyectos, la gente empezó a ubicarme. Y empecé a hacer pruebas en Madrid. Luego ya vino Marc Crehuet con 'El rey tuerto', un proyecto muy especial... Ese triángulo fue mi pasito adelante.

¿Cuál sería tu punto fuerte y tu punto débil?

Mmmmm, qué difícil. Como punto fuerte a nivel profesional, yo diría el inconformismo; y la autoexigencia, el débil... está bien poner el listón alto, pero se tiene que controlar también. 

Miki Esparbé con el muñeco Freddy en el remake de 'Historias para no dormir' de Ibáñez Serrador. | Prime Video

¿Ya estás en un punto en el que puedes elegir tus proyectos? ¿Has llegado a rechazar algo?

Sí, afortunadamente, pero siempre hay que hacerlo con los pies en el suelo: que puedas decir que sí o que no, significa que las cosas van bien, pero eso no tiene porqué pasar todo el rato. Una buena amiga dice que triunfar en el cine no es ganar mucho dinero, si no poder elegir tus trabajos. Yo he podido seleccionar en los últimos años, pero eso no quiere decir que haya dejado de hacer pruebas o castings: tengo que seguir peleando en muchos proyectos y feliz de hacerlo. Pero cada vez que te pones delante de una cámara o te subes a un escenario, empiezas de cero y tienes que dar la mejor versión de ti mismo.

Acabas de estrenar 'Historias para no dormir: Freddy', dirigida por Paco Plaza, en la tele (Prime Video), una reinterpretación de la mítica serie de 'Chicho' Ibáñez Serrador. ¿A ti qué te da miedo?

(Risas). En esta inquietante historia hay un trabajazo... Primero, que el muñeco es brutal. Cuando estábamos rodando, le decía al director: "Da igual lo que yo haga, nadie me va a mirar a mí, si no a él... asumamos esto, no pasa nada (risas). Ese muñeco tiene ángel". A mí me dan miedo muchas cosas: que no suene el teléfono para seguir trabajando... ese miedo lo tenemos todos los actores. Y luego, como espectador, el género de terror lo llevo regular tirando a mal, me tapo todo el rato la cara, aunque mire entre los dedos. Te lo juro, me da cague desde pequeño.

Respecto a 'Tres', que acabas de estrenar en cine: ¿qué pensaste al leer ese guión tan original y al tiempo tan paranoico?

Por encima de todo, que era una premisa muy especial. Yo conocí a Juanjo Giménez, el director, grabando un corto meses antes y siempre me ha llamado mucho la atención su universo, cómo siempre esquiva lo convencional, trata de dar la vuelta de tuerca, siempre parte desde un lugar cero pretencioso pero desde un punto creativo sorprendente, al límite. Cuando me llegó el guión, me explotó la cabeza, porque tú leías eso y te dabas cuenta de que, ante todo, estábamos delante de un reto. Fue una loca aventura, un regalo: venga, ya he probado una peli en la que el sonido está desincronizado (risas). Está funcionando muy bien en festivales, está sorprendiendo, porque descoloca en un tiempo donde hay tanto audiovisual para consumir. Ahora llega el reto del público...

Por que ¿tú que le pides a una serie o a una película, que te haga pensar, que te toque, disfrutar sin más?

Depende mucho del momento, pero fundamentalmente que me toque, que me llegue dentro y me cale. Y que me vuelva a la cabeza al cabo del tiempo.

Miki Esparbé y Aura Garrido en 'Malnazidos', que se estrenará en enero 2022. | Sony

Ahora hay tanta oferta que vuestro trabajo, aunque sea bueno, puede diluirse...

Bueno, el reto es que no sea así; yo creo que, si el trabajo está bien hecho, por mucha oferta que haya, destacará. No se trata de pelear para ver quién se pone a la cabeza, si no de que haya muchísimas opciones para que la gente pueda escoger cuál es el tipo de producto que más le apetece. Hay competencia, pero está genial que el sector esté tan vivo: ahora la gente se está acostumbrando a consumir rápidamente y a diario y eso es una buena noticia para todos.

Acabas de rodar 'Un hombre de acción', la nueva película de Javier Ruiz Caldera ('Súperlópez') y al día siguiente empezabas con Félix Viscarret 'Una vida no tan simple', ¿te resulta fácil soltar a los personajes?

Sí, los personajes se quedan en el teatro o en el set cuando me voy a casa. Sí que es verdad que si el personaje te remueve en escena, te llevas un poco esa sensación al salir, pero más allá de eso soy capaz de generar distancia sin problema.

¿Cómo te llevas con las redes sociales, las llevas tú?

Sí, y tampoco soy muy constante. Estoy y las uso, sobre todo a nivel de promoción y algunas veces de ocio, pero no me siento esclavo... Tengo una relación bastante sana y soy consciente de que es una estupenda herramienta para nuestro trabajo y trato de manejarla lo mejor que sé.

Como en ellas no vemos mucho de tu lado más personal: ¿qué haces cuando no trabajas?

(Risas) Sobrevivir... En realidad tengo unos hobbies muy normales: me gusta leer cuando tengo tiempo, me apasionan los maratones de series o pelis; cojo a un director y me veo todas las pelis que no había visto de él; soy un bicho bastante social desde la adolescencia, pero también necesito encerrarme en casa y disfrutar de mí mismo, supongo que me voy haciendo mayor y la cuarentena lo ha precipitado (risas). También dedico tiempo a cuidarme: siempre he hecho algo de deporte... y a veces hago intensivos de inglés, que nunca se sabe lo suficiente. Y también me gusta mucho viajar, sobre todo a la playa, aunque también me gusta la montaña. Si me tuviera que hacer un perfil para una página de contactos, sería un desastre... ¿playa o montaña? ¡Es terrible, me gusta todo!