Destinos navideños para disfrutar | Denise Johnson

Cinco destinos personalizados para que disfrutes a lo grande esta Navidad

En familia, con tu pareja, huyendo de los fastos, buscando buena comida… Descubre tu destino ideal para estas Navidades y disfruta del placer de viajar.

Rosa Gil

La Navidad hogareña es estupenda… pero aprovechar las vacaciones para una escapada con regalos, villancicos, mercadillos y hasta un poco de nieve no tiene precio. Si eres un espíritu inquieto y estos días libres te pillan con ganas de conquistar nuevos horizontes, te proponemos cinco destinos adaptados a tus compañeros de viaje o a tus prioridades festivas. ¡Felices Navidades!

Puesto de especias en Marrakech | Clement Bergey

Marrakech para haters de la Navidad. Huir del espíritu alegre y sobreiluminado de estas fiestas es una misión (casi) imposible. Pero si eres de las que empiezan a sentir el tic en el ojo en cuanto las tiendas imponen el hilo musical de villancicos y el precio del marisco empieza su escalada hacia los ochomiles, no desesperes: hay esperanza. Incluso si no tienes presupuesto para destinos exóticos. Marrakech, por ejemplo, es una preciosa ciudad perfecta para olvidarse de Papá Noel, el consumismo y el surtido turronero, y para disfrutar de temperaturas más amables al sur del Mediterráneo. Y además, esta ‘mazjen’ (ciudad imperial) ofrece muchas opciones interesantes. Como la mezquita de Koutoubia, el palacio el Badi, el zoco de la bulliciosa plaza Jamaa El Fna, los magníficos jardines de la ciudad (ojo a los de Menara y su espejo de agua) o el bellísimo Museo de Marrakech. Ah, y lo mejor: hay vuelos directos desde Madrid, Valencia o Barcelona, por citar solo tres ejemplos. 

San Sebastián para gourmets. No hace falta ninguna excusa para visitar Donostia, pero aquí tienes una: si se come bien cualquier día del año, imagínate en fechas navideñas. Unas recomendaciones rápidas: comida rápida gourmet (con fusión americana/vasca) en el Txalupa; Maun Grill & Bar, en el Mercado de San Martín, que aúna producto fresco con imaginación; o los pintxos de toda la vida de locales como Hidalgo 56, Ganbara o Txepetxa. Y, para hacer tiempo entre bar y restaurante, apunta estos planes, tan de temporada como los productos donostiarras: los mercados navideños (Gabonetako Azoka, el mercadillo junto al Urumea y, sobre todo, la Feria artesana de Santo Tomás), los belenes, las pistas de patinaje, la visita del Olentzero…

Una vista de Granada desde la Alhambra | Jorge Fernández Salas

Granada para enamorados. Es el único destino español entre los 25 imprescindibles de National Geographic para 2022. Y no nos extraña, porque la magia de sus calles adoquinadas, sus palacios y su pasado musulmán y misterioso son perfectos para paseos cogidos de la mano, largas noches de charla y amaneceres soñolientos. Cuando hayáis cumplido con todos los clásicos (pasear muy juntitos por los jardines de la Alhambra, visitar el palacio de noche, ver el atardecer desde el mirador de San Nicolás o tomar un té con dulces en el Albaicín), podéis hacer el upgrade a planes más originales a la par que tiernos. Os proponemos estos tres: relajaros en un hammam árabe (Al Andalus o Hammam Granada son dos buenas opciones), disfrutar de una sesión de flamenco en las zambras del Sacromonte o cabalgar a la luz de la luna cual bandoleros sentimentales (El club de los caballos, a solo 15 km de Granada, es una opción magnífica).  

Huesca para fieles de las navidades blancas. Puede que hayamos vistos demasiadas películas ñoñonavideñas, pero cantar villancicos bajo la nieve nos sigue pareciendo el epítome del espíritu de estas fiestas. E, incluso en estas cálidas tierras en las que vivimos, ¡es posible conseguirlo! Huesca es una de las ciudades más invernales de nuestra geografía, y el frío pirenaico de sus tierras se compensa con la cálida iluminación de las calles. No te pierdas la Ruta del Belén (15 nacimientos vivientes) ni la feria de artesanía, ni dejes de patinar en su pista de hielo, y aprovecha para elevar tu espíritu visitando la Catedral y el Monasterio de Pedro el Viejo. Y, ya que estás, vive unas navidades blancas de verdad en las cercanas estaciones de esquí de Panticosa, Formigal o Cerler o visita sus preciosos pueblos “blancos” (de nieve, claro): Sallent de Gállego, Fonz, Lanuza, Gistaín…

Urueña, el paraíso de los pequeños lectores | Hans Isaacson

Urueña con niños. ¿Hay algo más bonito que pasar estas fiestas rodeados de libros? Urueña, en Valladolid, tiene 200 habitantes y nueve librerías, y es el paraíso de los bibliófilos. Pero ¿qué tiene esto que ver con los niños, nos preguntarás? Pues te aseguramos que los peques no olvidarán la noche de Reyes en esta preciosa villa medieval. El 5 de enero, tras la cabalgata, sus Majestades se dirigen a la Iglesia de Nuestra Señora del Azogue, y allí van llamando por su nombre a cada niño (residente o visitante) para entregarle un regalo (un libro, por supuesto). Después, todos están invitados a una gran chocolatada. Eso sí, hay que asegurarse de hacer los preparativos necesarios para el regalo (el pueblo está lleno de cómplices). Este año, como sucedió el anterior, las restricciones pandémicas pueden hacer necesaria cierta adaptación de las tradiciones, pero los Reyes no fallarán en su visita a la Villa del Libro. Un plus: alojarse en una de sus casas rurales (Los Ilustres, La Anunciada, el hotel rural Pozolico), llenas de encanto invernal castellano.