Marta Ortega en la Madrid Horse Week. | Gtres

Marta Ortega: así ha sido su camino hasta la presidencia de Inditex

La hija menor de Amancio Ortega asumirá la presidencia del grupo en 2022. Así es esta gran amante de la hípica y pieza clave de la firma. 

Clara Hernández

Hermética, inmutable, elegante  —o, sobre todo, "con un 'twist', con estilo", comentan los expertos en moda—. Con una mirada que siempre logra sortear con naturalidad el contacto directo con las cámaras (y no porque la intimiden). Seria, excepto cuando está en un palco de la Madrid Horse Week o en la grada VIP del también evento ecuestre Longines Global Champions Tour y los teleobjetivos la capturan haciendo carantoñas a alguno de sus dos hijos. O cuando su marido, Roberto Torretta, la abraza inesperadamente por detrás para besarla (ella no se gira). 

"Siempre estaré donde la empresa más me necesita (...). Nunca sabes tu futuro y yo estoy abierta a él", declaró este verano Marta Ortega Pérez, hija pequeña de Amancio Ortega, fundador de Inditex, a Wall Street Journal. Es la única entrevista que ha concedido hasta la fecha y la contenedora de las frases a las que este martes recurrían la mayoría de los medios para sustentar la noticia de que la amante de la hípica, que hasta entonces no ocupaba ningún puesto ejecutivo en Inditex pero sí había desempeñado distintos cargos en la firma, sustituiría a Pablo Isla en la presidencia del grupo, una estrategia con la que se pretende "culminar el proceso de relevo generacional" tras abandonar Amancio Ortega este cargo en 2011.

Amancio Ortega y su hija, Marta Ortega, en Arteixo en julio 2019. | Iago Lopez

Marta Ortega será consejera "para la cobertura de la vacante producida por la renuncia de Pablo Isla a su cargo", indicaba un comunicado de la empresa, en el que también la futura presidenta de la compañía (tomará el cargo en abril de 2022) añade unas palabras: "He vivido esta empresa desde mi infancia y he aprendido de todos los grandes profesionales con los que he trabajado durante los últimos 15 años (...). Me siento enormemente ilusionada por el futuro que entre todos vamos a acometer".

Mientras la noticia hacía temblar la cotización de Inditex en la Bolsa —esta caía más de un 5% en la apertura—, otros miraban con expectación este último movimiento del imperio textil e, incluso, vaticinaban un "cambio tranquilo". En el centro, ella, Marta Ortega, considerada "el arma secreta de Zara" (lo dijo 'Wall Street Journal') y, según algunos, el motor creativo y tenaz que ha logrado que  Inditex conociera constantemente qué pasaba en el 'street style'; la poseedora de un olfato clave para conformar esa moda que ha traspasado límites sociales y que entre mayo y julio facturó 6.993 millones, superando las predicciones de los analistas.

En el otro extremo, quienes miran con desconfianza a esa hija predilecta de Amancio Ortega, su "ojito derecho", dicen (¿una 'hija de papá'?, añaden) que siempre rompe su frialdad en público para dar un abrazo a su progenitor y que fue la instigadora de esa gran fiesta con la que toda la plantilla del grupo celebró en 2016 el 80 cumpleaños de su fundador (incluyó un 'flashmob' musical, risas y lágrimas). 

Marta Ortega luce embarazo en la Alta Costura de París con un vestido premamá inédito de Zara. | Agence / Bestimage / GTRES

Ha pasado mucho tiempo desde que una Marta Ortega veinteañera protagonizara robados en la crónica social, siempre ataviada con traje de equitación y, con frecuencia, acompañada por el que fuera su novio durante dos años, el jinete Gonzalo Testa.  Sin embargo, aunque muchos señalaban que la verdadera pasión de la benjamina del fundador de Inditex eran los caballos (de hecho, llegó a dedicarse profesionalmente a los saltos hípicos) y veían poco probable que desarrollara su carrera en la firma familiar, Marta Ortega cambió el curso de su vida cuando después de estudiar Ciencias Empresariales en la Escuela de Negocios Europa de la Universidad de Londres, se especializó en 2007 en empresariado internacional. Desde entonces, ha trabajado en la empresa familiar empezando "desde abajo", como ha recalcado su familia, y fue dependienta en una de las tiendas que Zara tenía en el barrio londinense de Chelsea. Poco a poco, vendrían nuevas responsabilidades hasta llegar al actual departamento de desarrollo de producto y diseño de Zara. 

Aunque lleva (casi) a rajatabla la discreción, una de las máximas de la familia —y la razón por la que ni ella ni su padre habitúan a conceder entrevistas— su vida personal ha sido ampliamente aireada por la prensa rosa, algo que ella gestiona con naturalidad. Nunca se ha escondido. Después de que su relación con Gonzalo Testa concluyera, la empresaria inició una relación con el asturiano y también jinete Sergio Álvarez, con quien se casó en 2012 en el pazo familiar en Anceis, en Cambre,  en una celebración que los medios calificaron de "sobria". Algo más de un año después, en marzo de 2013, la pareja tenía su primer hijo, Amancio, y en 2015 se separaban.

"Me casé muy joven aunque habíamos vivido mucho tiempo juntos", argumentaría el deportista en una entrevista a un diario nacional (ella no dijo nada).

Marta Ortega y Carlos Torretta, en el Centro Hípico de Casas Novas, en la localidad de Arteixo. | G3 / GTRES

La actual pareja de Marta Ortega es Carlos Torretta, hijo del diseñador Roberto Torretta, con quien se casó hace dos años en una ceremonia familiar que, por sorpresa, fue recogida por la revista 'Hola' (allí pudimos observar sus looks nupciales minimalistas y sobresalientes firmados por Valentino o Pierpaolo Piccioli). Ambos tienen una hija, Matilda, de un año.  

En cuanto a la noticia sorpresa que hoy se ha revelado, de acuerdo con lo costumbre, no se espera que Marta Ortega realice nuevas declaraciones.