Mariah Carey, ¿abusando del retoque en su nuevo disco?

Araceli Ocaña | Woman.es

Por suerte, nunca ha necesitado que alguien le retoque la voz digitalmente: el don de Mariah Carey para la música es innegable. Sin embargo, protagonizar las portadas de sus discos ya es otro cantar... Una vez más, la cantante luce un cuerpo que poco se parece a la realidad en la portada de su nuevo álbum, "#1 To Infinity."

¿Cómo habrá sentado esto a Mariah?

Porque parece que a ella este tipo de acciones no le gustan demasiado, aunque lo cierto es que por unas cosas u otras siempre acaba sufriendo el 'licuado' (la herramienta digital que se utiliza para 'adelgazar' a quien aparece en la imagen) más de una vez.

Le ocurrió ya con la portada de su single "You don't know what to do", en la que aparecía con una cara que poco se parecía a la suya, también cuando (aparentemente), su discográfica retocó unas imágenes que le había hecho el fotógrafo Terry Richardson y hasta el portal de noticias Buzzfeed la acusó (a ella, sí, esta vez le tocó) en 2014 de haber intentado colar una imagen de 1997 como reciente.

El caso es que, al final, resulta una buena estrategia para que todo el mundo acabe hablando de su peso una vez más (el padre de su exmarido declaró, sin ningún pudor, que este se había divorciado por su aumento de peso, entre otras cosas). Con todo, todo el mundo acaba por conocerse sus portadas al dedillo y hasta se convierte objeto de estudio: ¿qué quedará suyo en ésta, será la nariz, serán los pies, la melena? Una buena estrategia de marketing que nos hace preguntarnos: Mariah, ¿de verdad es necesario?

Mariah, con un cuerpo muy diferente, en una imagen al natural, el 28 de marzo.