Los ‘cracks’ de 2005

La banda sonora del año ya tiene claro quién ha triunfado y quién no. Grupos que han arrasado en conciertos y MP3.

Rubén Romero

Keane
Hopes and Fears (Universal)
Son, sin duda, los triunfadores. No todo el mundo puede pasar, en menos de doce meses, de fundar un grupo con sus amigos a imagen y semejanza de Coldplay, a tocar ante más de 30.000 espectadores en Benicàssim... ¡y que te versionen en "Operación Triunfo 4"! Eso es tener éxito y lo demás son tonterías, como lo de bautizar el grupo con el nombre de la niñera. El mérito es aún mayor si tenemos en cuenta que el líder y cantante, el hijo de aristócratas Tom Chaplin, no es especialmente guapo .
Kanye West
Late Registration
(Roc-a-Fella / Universal)
El moderno San Pablo del mundo del hip-hop. Kanye llevaba una existencia de lujos y excesos, igual que sus compañeros, hasta que, un día, en un estado de euforia, estampó su Lexus último modelo contra un muro. Tras salvar la vida, ha decidido que el tiempo que le queda en la Tierra lo va a dedicar a rapear y a denunciar las cosas que están mal. "The College Dropout", su anterior disco, no tuvo casi repercusión en España, pero fue el mejor de música negra de 2004. En él atacaba el sistema escolar estadounidense. Con "Diamonds From Sierra Leone", primer single del disco "Late Registration", hace lo propio con las guerras olvidadas de África. Es el mejor rapero del momento.
James Blunt
Back To Bedlam
(Atlantic / Dro)
Versión genéticamente perfeccionada del cantautor moderno británico a lo David Gray o Damien Rice. De familia pijísima, Blunt compuso gran parte de "Back To Bedlam" mientras estuvo destinado en Kosovo a los mandos de un tanque. Para desbancar a Coldplay del número uno, sólo necesitaba dos argumentos: un conjunto de baladas y un vídeo, "You’re beautiful", en el que el chico luce en todo su esplendor, como si de un modelo de Calvin Klein (underwear, por supuesto) se tratara.
Cycle
Weak On The Rocks (Subterfuge)
A pesar de que éste ha sido el año de la confirmación de Astrud y del desahucio total de Los Planetas, Cycle han sido, con mucho, la gran sorpresa de la temporada, en lo que al indie español se refiere. Con retraso, como siempre, pero por fin España ha visto surgir a un buen grupo de electroclash. Dos productores y dos cantantes–actores han obrado el milagro, merced, en buena medida, a la contundencia y entrega de sus directos. Oscuro, ochentero y muy bailable. ¡Como debe ser!
Kings Of Leon
Aha Shake Hearbreak (RCA)
Para su segundo disco, los hijos del predicador alcohólico, los hermanitos Caleb, han decidido afeitarse sus barbas y ponerse a hacer editoriales de moda para revistas masculinas. Tanto han salido que hasta Brad Pitt se ha confesado fan incondicional de estos descendientes de Lynyrd Skynyrd (los del "Sweet Home Alabama") y Led Zeppelin. De machotes guitarristas adictos al bourbon a metrosexuales no hay nada más que un paso. Y es que su blues rock suena igual de bien aunque vayan vestidos del más auténtico Armani.
Baby shambles
(Rough Trade / Sinnamon)
Tienen todos los números para ser la sensación del momento; aparecer en todas las revistas del mundo mundial (desde las del corazón más duro hasta las musicales sesudas); desaparecer en el plazo de seis meses dejando un bonito anecdotario de fichas policiales y hospitalarias; y ser reivindicados, dentro de diez años, como lo más importante que le pasó a la música británica a principios de siglo. Así de rápida va la vida de Pete Doherty, politoxicómano que lideró The Libertines hasta que le dio por robar a sus compañeros. Con nuestra Kate Moss, mantiene una relación al filo del abismo. Rock energético a lo The Clash.
Annie
Anniemal (Warner)
Pasito a pasito, y sin hacer ruido, se está colando en casa de todos los aficionados a la buena música. Algo parecido a lo que ocurrió con Portishead o Goldfrapp, salvando las distancias, claro está. Esta noruega ha resucitado ese olvidado concepto del club pop (canciones suaves para bailar en la disco) y los seguidores de este estilo de música se lo han agradecido pasando su nombre de boca en boca. Hay quien se atreve a afirmar que es la heredera de Kylie Minogue. Habrá que esperar.