Lo último de Haruki Murakami

El best seller japonés vuelve a sumergirnos en un mundo melancólico en su nueva novela “Los años de peregrinación del chico sin color”.

Isabel Loscertales

“Desde el mes de julio del segundo curso de carrera hasta enero del año siguiente, Tsukuru Tazaki vivió pensando en morir”. Es la primera frase del nuevo trabajo de Murakami, con la que demuestra que su habilidad por retratar personajes tristes y solitarios, sin ganas de vivir, sigue intacta. El protagonista de “Los años de peregrinación del chico sin color” sufrió un duro golpe en su juventud: sus amigos le dan la espalda sin más explicaciones. Dieciséis años después y tras conocer a una mujer, Tsukuru empieza a hacerse preguntas sobre esa etapa que creía superada.

Como ya nos tiene acostumbrados, Murakami salpica su novela de imágenes oníricas: pianistas capaces de predecir la muerte y de ver el color de las personas, sueños inquietantes, chicas frágiles…; y de una melodía que nos acompaña durante toda la historia. En este caso, “Los años de peregrinación”, de Franz Liszt. No decepcionará a su legión de seguidores.