Lilly Allen

La chica más deslenguada del pop británico volverá a dar que hablar con su nuevo disco. Sonará.

Isabel Loscertales

Después de que medio mundo bailara el pegadizo hit ‘Smile’, de su disco debut ‘Alright, Still’ (2006), la cantante/celebrity publicará su nuevo trabajo el 10 de febrero. ‘It’s not me, it’s you’ incluye doce temas en su misma línea popera, con un punto más oscuro. Aquí solo nos ha llegado su estupendo single ‘The fear’, pero la revista británica ‘Pop Justice’ califica su álbum como «divertido, triste, inteligente y accesible». Todo a la vez.
Cuenta con colaboraciones de Mark Ronson, Robbie Williams y The Kaiser Chiefs, lo que hace pensar que pegará tanto o más fuerte que el anterior. La nueva princesa del pop presume de ‘bad girl’ ¡y es que su vida escandalizaría a la mismísima Amy Winehouse! A los cuatro años su padre abandonó a la familia, la madre los llevó de una ciudad a otra, y Lily fue expulsada de la mayoría de las escuelas por fumar y beber. Abandonó los estudios a los 15 para irse a Ibiza a trabajar como dependienta y trapichear con éxtasis. Hasta intentó suicidarse. Cuando cumplió los 20, decidió colgar sus canciones en MySpace: su trampolín hacia el éxito.
La fama solo hizo que sus escándalos fueran públicos: problemas con la bebida, enfrentamientos con otros personajes (el último en una gala con Elton John), líos amorosos, aborto, chocantes cambios de look... Casi extraña que sus temas suenen tan alegres.