Lenny Kavitz

Rock áspero con mensaje incluido para estrenar disco: ‘It is Time For a Love Revolution’. Nunca nos sonó tan bien el grito de ‘haz el amor y no la guerra’.

Como es habitual en él, se ha hecho esperar. El rockero con más glamour regresa casi cuatro años después con su octavo disco de estudio. El título, ‘It is Time For a Love Revolution’ (a la venta a partir del 5 de febrero), es una declaración de principios que reivindica el poder del amor para poner orden en este caótico mundo. Lenny Kravitz nos habla de su música, su hija actriz, sus ganas de tener pareja y sus pinitos en el mundo del cine. Nos ha enamorado.
¿No se suponía que este iba a ser un doble álbum?
Es lo que yo quería, pero la discográfica, no. Ya sabes, no se venden discos como antes y no lo logré. Pero has grabado tantos temas como te fue posible... Sí, catorce, incluso podría haber añadido uno más. Prefiero sacar otro disco pronto, esta vez no me tomaré un descanso como en otras ocasiones. La gente se pregunta por qué tardo tanto, pero tras cada lanzamiento me voy de tour dos años y después tengo una vida: quiero cuidar de mi hija y hacer cosas. Pero el próximo trabajo llegará rápido.
¿Se titulará ‘Funk’?
Es el título que barajamos ahora, sí. Se trata del álbum del que llevo hablando cien años y que nunca acabo, todavía me queda mucho trabajo. Lo empecé hace más de una década, lo aparco… ¡Y siempre acabo sacando otro disco antes! ‘It is Time For a Love Revolution’ suena más crudo que tu anterior disco ‘Baptism’ (2004). Sí, es muy puro. ‘Baptism’ sonaba limpio, orgánico, y este es áspero. Estoy orgulloso de cómo suena.
¿Es cierto que has abierto un nuevo estudio en París?
No. Tengo una casa allí pero ningún estudio de grabación. Monté uno improvisado para pasar el rato, pero no uno auténtico, quizás algún día... (risas).
Volviendo a tu nuevo álbum, ¿es una llamada a las armas?
Solo reflexiono sobre el mundo de ahora, que es un caos. Es como si nos hubiéramos golpeado todos contra una pared: no hay un rincón del planeta donde no haya guerra, hambre o genocidio. Es hora de apostar por el amor y la paz y de llevar la revolución en el interior de uno mismo, porque el cambio empieza dentro de cada uno de nosotros. Si no te puedes amar a ti mismo, no puedes amar a nadie. Todo gira en torno al materialismo y eso no tiene nada que ver con lo que cada uno de nosotros valemos, nacemos con todo lo que necesitamos.
Solo hay que ver a Paris Hilton y la gente de Hollywood...
Nos encanta centrarnos en la gente y sus problemas, cuanto más echados a perder, más atracción.
Amy Winehouse...
No voy a señalar a nadie, no soy mejor que nadie.
El tema ‘Un adiós largo y triste’ es sobre tu padre, con quien nunca tuviste una buena relación...
Murió hace dos años. Tuvimos una relación extraña porque no era una persona abierta, no había acercamiento posible, y es frustrante estar así con alguien a quien amas. Un mes antes de su muerte hicimos las paces. Se levantó un día y empezó a desvelar su parte emocional. Por eso es una canción tan bonita.
¿Y en lo sentimental? No sabemos de ti últimamente.
Ha sido a propósito. Huí. Me dije: «No quiero que escriban basura sobre mí.»
¿Fue a causa de tu relación con Nicole Kidman?
La prensa amarilla enloqueció... Sí, por eso está bien poder huir y hacer borrón y cuenta nueva. Ahora, la gente solo me ve hablando de música. Y eso es algo sumamente positivo para mí; estoy muy contento.
«Te casarás conmigo, te estaré esperando», dice una de tus letras. ¿Todavía estás buscando?
Sí, es algo que siempre está ahí. Pero creo más que nunca que ahora estoy preparado en este terreno. Antes pensaba que lo estaba, pero no era así, y ahora siento: «¡Sí, estoy preparado!» Cuando se presente el momento, será la hora.
Pero la única mujer de tu vida en estos momentos es tu hija, que está triunfando como actriz.
Ahora tengo que pedir cita para verla. Es genial, está muy ocupada: estudia, hace películas... Admiro cómo se está labrando su camino.
¡Y tú también actúas! Aparecerás en ‘Push’, de Lee Daniels.
Sí, en un papel secundario, no tengo tiempo de más. ¡Pero quiere que protagonice su nuevo filme!
Pero antes tienes dos años de gira...
Sí, tengo más ganas que nunca, ¡será un gran tour!