Isabel Allende y su mundo

Descubre las pasiones que mueven a la escritora más vendida en castellano. Y si te has quedado sin libro de lectura, apunta éste, es el último de Allende: "El cuaderno de Maya". De qué va, cómo lo escribió... Te lo contamos todo.

Redacción

La protagonista de su último libro, ‘El cuaderno de Maya’ (Plaza y Janés), es una adolescente de la edad de sus nietas, adicta a las drogas y protegida por una abuela que tiene mucho de la propia Isabel. Ella ha convivido algunos años con el problema: «Los tres hijos de Willie han sido adictos. Yo he probado –pero solo una vez– casi todas, menos la heroína: me da miedo. Siempre me ha gustado tener la mente despejada. Soy partidaria de su legalización.»

7 declaraciones para conocerla de cerca...

1 «Llevo toda la vida con Willie. Nos unen muchas cosas, incluso los dos hemos perdido una hija. Ahora está enfermo y le estoy cuidando. Ya le he dicho: ‘Recupérate o te cambio por un joven’ (risas).»
2 «Me atraen las tecnologías y el mundo virtual pero también la vida, la gente, sus historias. El riesgo de lo tecno, que veo en mis nietos, es que se incomunican de lo que les rodea.»
3 «Me llaman el padrino: Defiendo a muerte a mi familia. Viven cerca, incluido Ernesto, el marido de mi difunta hija Paula, con su mujer e hijas. Me encanta cocinar charquican –guiso chileno– para todos. Vivo en plena California pero a la chilena.»
4 «Crié a mis hijos como una inmigrante pobre. El éxito económico me llegó tarde y no me cambió: soy la misma, pero con más recursos. Suelo ayudar –tengo una fundación– y no me preocupa lo que gasto, aunque no me gusta el lujo.»
5 «Veo mucho cine en una pantalla XL, en mi casa. Menos thrillers violentos, veo de todo. Me encantó ‘Medianoche en París‘, de Woody Allen.»
6 «Me levanto a las 6 de la mañana, hago meditación –yoga los viernes– y salgo a caminar con mi perra, con la Bahía de San Francisco a mis pies. Así, me mantengo en forma. Me preocupa envejecer, no las arrugas... No llevo bótox, pero me he hecho láser para quitarme manchas de la piel.»
7 «¿Un lujo? Reunir a mi familia en vacaciones. ¿Mi destino soñado? Me encantaría viajar a Bután.