“Hasta nunca, mi amor” de Massimo Carlotto

Massimo Carlotto protagonizó el caso más célebre de corrupción policial en Italia tras ser condenado por un asesinato que nunca cometió. El conocido como "caso Carlotto" se convirtió en el proceso judicial más controvertido de la historia de Italia. Carlotto comienza su carrera literaria a raíz de este incidente.
Estamos ante un autor que no se anda con minucias. Construye una novela brutal, violenta y sin concesiones, en la que retrata, con un lenguaje lacónico y fugaz, un momento histórico en el que la derecha y el dinero se alían en el poder, un tiempo en el que todo vale y en donde se cruzan policías asesinos que juegan a ser dioses.
En Hasta nunca, mi amor se pueden rastrear capítulos de esa fascinante biografía, que, en su caso, le ha servido, al menos, para crear una de las trayectorias narrativas más sugerentes y personales del actual panorama literario italiano.
Novela a novela, Carlotto devuelve cada uno de los golpes recibidos describiendo episodios reales de la connivencia entre la política, el dinero, el crimen y la justicia que le condenó.
De hecho, su grotesca experiencia judicial fue la que le empujó a escribir: "Si no, hubiera sido farmacéutico, pero si me puse a escribir fue porque lo necesité". Carlotto es todo un símbolo en Italia, una de las víctimas más famosas de los errores judiciales. Su caso se estudia todavía en las facultades de Derecho. "Hoy no se hubiera producido, porque habría bastado un análisis de ADN ?ha admitido alguna vez?. Mi caso es irrepetible". Y único.
La obra
Un protagonista despiadado y ejecutor Y ese es, de hecho, el argumento mismo de Hasta nunca, mi amor. En esta novela, Carlotto rescata de su pasado a Giorgio Pellegrini, militante de la izquierda "clandestina y combatiente", que huye de la Italia de los 70 tras asesinar a un guardia de seguridad en un intento de atentado. Prófugo en París, huye a Hispanoamérica, en donde se convierte en un guerrillero mercenario al que no le tiembla la mano al ejecutar a compañeros de armas. Veinte años después, decide volver a Italia: cruel, inmoral y despreciable, no duda en extorsionar a sus antiguos camaradas y traicionarlos para conseguir lo que quiere. Se convierte en confidente de la policía y se alía con un comisario corrupto para dar un golpe millonario que le permitirá, dejando un reguero de cadáveres, convertirse en uno más de la burguesía de Papua, un miembro más de una sociedad formada por los verdaderos maestros de la corrupción política, económica y judicial. Al amparo de estas "respetables" compañías, y a cambio de algunos trabajos, logrará la rehabilitación, que en Italia permite, cinco años después de abandonar la cárcel, borrar los antecedentes penales.
Carlotto no se anda con minucias: construye una novela brutal, violenta y sin concesiones, en el que retrata, con un lenguaje lacónico y fugaz, un momento histórico en el que la derecha y el dinero se alían en el poder, un tiempo en el que todo vale y en donde se cruzan policías asesinos que juegan a ser dioses, las mafias del Este que van tomando los antros de la droga y la prostitución, antiguos camaradas comunistas a los que no les queda fe ni en ellos mismos, jóvenes abogados expertos en finanzas y en ilegalidades, viudas de mafiosos condenadas a morir de asco y una clase social, adinerada y sin pudor, cuya ambición sin límites no se detiene ante nada. Eso sí, siempre con buen gusto, que es el que le permitirá a Pellegrini, cruel y ejecutor, invertir sus liras en un restaurante en donde se alían cada noche el dinero, la política y la corrupción. Y, si hace falta, Pellegrini pone el crimen.
El despiadado, abusivo, frío, cruel Pellegrini, que sólo cree en él y en las balas, que reniega de su pasado revolucionario para alistarse en la única revolución que triunfa: la de quienes controlan el fraude, los bancos, la magistratura, la policía, la política. Gracias a la fortuna amasada tras el atraco a un furgón blindado, inicia una nueva vida en el opulento Nordeste italiano, el lugar idóneo para comprarse una nueva identidad y eliminar a todos los testigos de su ambición, de sus disparos y de su pasado. A todos sin excepción.
Es una novela, sí, pero Carlotto mantiene que todos los casos que cuenta en sus novelas negras son reales, aunque los esconda tras la ficción. Los propios lectores de sus obras, explica, le hacen llegar historias que luego "investigo para ver si son ciertas", aunque le lleve, en algún caso, hasta medio año. Actitud, según afirma, que viene a compensar el "fin del periodismo de investigación en Italia". El gran éxito de la novela, que fue finalista del Premio Edgar Alan Poe en su traducción norteamericana, hizo que el cineasta italiano Michele Soavi la llevara al cine con el mismo título original, "Arrivederci amore, ciao" (2006), que en España se tradujo por "El frío beso de la muerte". Fue trasladada también al cómic con el guión del propio Carlotto, los dibujos de Luca Crovi y el diseño de Andrea Mutti.