Guapos en serie

Se asoman a nuestras pantallas de televisión cada semana. Pero no son sólo caras bonitas, sino actores con gran proyección en el cine y el teatro.

Ester Aguado

Antonio Zabálburu (DR. JAVIER SOTOMAYOR, “HOSPITAL CENTRAL”)
A pesar de que su madre quería que fuera médico, como su padre, su hermano y su tío, él se hizo actor. A sus 32 años, este bilbaíno compagina el ritmo frenético de la televisión con el teatro, su gran pasión. De gira con la obra “El invierno bajo la mesa”, acaba de rodar “Vete de mí”, con Juan Diego Botto.
Diego Martín (CARLOS, “AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA”)
Estudiaba tercero de Derecho cuando acompañó a una amiga a una clase de teatro. Desde entonces, tras debutar en la serie “Policías”, no le ha ido mal: con 31 años, el vallisoletano suma películas como “Días de fútbol”, “Golpe maestro” o “Borjamari y Pocholo”. Se siente feliz en la serie de Antena 3, entre magníficos guiones y, en un impás, se ha lanzado a rodar “Los Borgia”, “Días de cine” y “Mataharis”, con Icíar Bollaín.
Hugo Silva (LUCAS FERNÁNDEZ, “LOS HOMBRES DE PACO”)
Es un hombre-orquesta: actúa, canta, baila... Iba para electricista, pero su madre le contagió el gusto por el teatro –la magia de la música la descubrió él solo– y ahora, con 29 años, disfruta del vértigo de la tele, donde es todo un especialista: “Los hombres de Paco”, “Paco y Veva”, “El comisario” y “Al salir de clase” han sido sus masters. En cine, lo viste en “Reinas”, lo verás en “El lunes puede esperar”, y ahora rueda con Albacete y Menkes el filme “Mentiras y gordas”.
Fernando Andina (SUBINSPECTOR LUCAS, “EL COMISARIO”)
A sus 30 años, este madrileño, de la escuela William Layton, es un experto en la pequeña pantalla: sus 400 capítulos como Mateo en “Al salir de clase” se quedan cortos al lado de su séptima temporada en “El comisario”. Aunque le hubiera gustado jugar en el Real Madrid, «vivir de esto dignamente y, si es contando buenas historias, mejor» es su meta. Acaba de rodar “El ciclo Dreyer”, con Álvaro del Amo.
Fran Perea (MARCOS, “LOS SERRANO”)
Este malagueño de 27 años acaba de entrar en el cine por la puerta grande: “El camino de los ingleses”, de Antonio Banderas, y “Los managers”, de Fernando Guillén Cuervo, son sus estrenos en 2006. «Mi éxito se ha sustentado en la suerte y el trabajo. Si no hubiera tenido la cabeza bien puesta cuando llegó el boom de la serie y el disco, se me hubiera ido la olla.» Este año aspira a descansar un poco, aunque sin dejar de componer.