Gabino con Gabino

Entre monólogo y monólogo, el actor ha encontrado un hueco para entrevistarse a sí mismo.

Tengo 39 años, y la verdad es que yo no me veo tan feo.

Entonces, ¿de dónde viene esa fama inmerecida?
He hecho muchos personajes de pasmao, pero yo no soy así. Aunque si lo de ser feo me sirve para hacer reír, bienvenido sea. Mi madre me dice que de pequeño me parecía a James Dean.

¿Y tu padre?
De él siempre he admirado su soltura. Cuando se dirige a una mujer, siempre le dice: «Hola, guapa». A todos nos gusta que nos digan cosas bonitas. Yo soy más tímido. Por ejemplo, me da muchísima vergüenza que me hagan celebrar el cumpleaños, aunque esta vez me he librado, porque estaba en Miami.

No hubo fiesta, pero alguna llamada caería .
Sí, y curiosamente más femeninas que masculinas. Tengo más amigas que amigos.

Así, debes de conocer bastante bien a las mujeres...
Algo sé. Además, algunas veces leo revistas como WOMAN, para saber qué es lo que piensan.

¿Y qué conclusiones sacas?
Pues que hombres y mujeres somos muy distintos. En el colegio tendría que haber una asignatura que enseñara eso, algo así como Entendimiento entre Sexos.

¿Qué aprenderíamos?
Que hay que entenderse y llevarse bien. Simplemente, tenemos que tener igualdad de derechos sin dejar de ser lo que somos.

¿Existe la media naranja?
Siempre estamos buscando al amor de nuestra vida. Y piensas: ¿Será esa china que cruza la calle? El típico comecocos.

¿Qué haces para relajarte?
Cantar. Lo recomiendo a todo el mundo, porque trabajas con el aire y es como ir a clases de yoga. «Quien canta, su mal espanta.» Eso es. Al cantar se entra en contacto con una parte espiritual tuya, se mueve el cuarto chacra.

Más tiempo libre...
Me encanta pasear a mis perros. Los domingos bajo con ellos al parque y leo el periódico mientras juegan. Si me interesa algún artículo, arranco la página y me la guardo en el bolsillo. Nunca me pierdo los de Muñoz Molina.

Pero después del domingo viene el lunes...
Sí, pero hay que mantener la ilusión por el trabajo. Si trabajas en un banco debe ser bonito ayudar al que está agobiado...

El sentido del humor también es fundamental.
Claro, ayuda mucho. En esta profesión hay que aprender a relativizar las cosas o te vuelves loco.

¿Qué quieres ser de mayor?
Me gustaría poder trabajar cuando me apetezca. Estar siempre activo por algo creativo. Nunca se termina de aprender.

Gabino Diego está en noviembre en el Teatro Borrás (Barcelona) con "Una noche con Gabino".