Eros Ramazzotti. Vuelve el hombre

Hablamos en exclusiva con el italiano que tanto nos sedujo con sus canciones. Esto fue lo que nos contó sobre el amor.

Isabel Loscertales

Llega a su discográfica de Milán en su moto de gran cilindrada, con un look muy deportivo y repartiendo besos con ese aire seductor que acompaña a (casi) todos los italianos. Es natural y bromista, y quiere que todos le vean como una persona normal pero, ¿es eso posible cuando has vendido más de 50 millones de discos en todo el mundo? Hablamos con él con motivo de la presentación de su nuevo álbum ‘Alas y Raíces’ (Sony Music).
¿Prefieres volar libre o echar raíces con alguien?
Sería bonito conseguir un equilibrio. Mi estado anímico ahora es buscar a alguien, me gustaría enamorarme y agarrarme a ese amor y construir algo sobre eso, pero mi otro yo me empuja a volar y a tomar otro camino, en pos de lo desconocido.
Sí, en eso eres muy masculino. Hay muchos hombres a los que les seduce lo desconocido...
Pero ahora también a las mujeres, ¡¿eh?!
Es el disco número 15 de tus 27 años de carrera, ¿sienta mejor cumplir años con tantos éxitos?
Yo nunca he buscado el éxito pero, si echo la mirada hacia atrás y veo todo lo que he vivido, me doy cuenta de que sí, de que hay algo bueno en eso, y me hace feliz. El éxito es lo que me permite estar en esta situación. Es un contrasentido, pero yo nunca busqué un nombre, la celebridad, yo solo aspiraba a comunicar con mi música lo que sentía, y creo que lo he logrado.
El single ‘Dímelo a mí’ versa sobre la incomunicación que vivimos en la era del Facebook, el Messenger y los SMS, ¿a ti no te va eso?
Sí, sí, yo uso el Facebook una hora por la noche, me gusta comunicarme, y en MySpace encontré a buenos artistas. Si eres tú quien usas la tecnología, bien: el problema es que la tecnología te domine a ti. Los jóvenes de hoy en día, al no tener grandes ideales que seguir, se lanzan de cabeza a todos esos intermediarios...
Quizás el fenómeno viene del miedo que tenemos a la soledad… ¿a ti te gusta estar solo?
Siempre he sido muy solitario. Aunque es una cuestión de carácter, mi vida desde los 17 años ha sido exitosa pero muy pesada, difícil, así que cuando puedo me encierro y disfruto de mi soledad.
Honestamente, ¿eres tan romántico como lo son tus canciones?
No (tajante), para nada. Mi voz comunica lo que yo hago con mi equipo de trabajo. Muchas chicas me preguntan si soy como en mis canciones, y yo no soy solo eso, sería como decir que un actor es malo porque siempre hace de malo de la película: esa no es su forma de ser. Soy muchas cosas más, también negativas.
¿Por ejemplo?
Bueno, no soy perfecto en mis relaciones. Soy un ser humano. Al escuchar una canción mía las chicas pueden pensar que soy su hombre ideal, pero no es así, claro (risas). Por lo menos, no el de todas.
¿Te han dado muchos disgustos las mujeres o les has dado más tú?
Lamentablemente, he sido yo, ya te dije que soy solitario por naturaleza.
¿Te encierras en ti mismo?
Sí, también al hilo de mis experiencias: no todas han sido bonitas en mi vida… Desde que nací, yo siempre viví mis cosas muy ensimismado, y todo lo que pasó después desvirtuó mi forma de ser, y no siempre he sido un buen chico.
Cantando esos temas de amor debe haberte sido muy fácil seducir...
Bueno, he hecho que muchas personas se enamoraran, tuvieran hijos… ¡Y fíjate, yo estoy divorciado!
Hasta que vuelvas a enamorarte...
Sí, sí, no es una queja.
¿Te consideras un sex symbol?
Cada uno que piense lo que quiera, yo soy una persona normal. A mi generación no le preocupa eso: prefiero que aprecien mi música a que me digan que soy muy guapo.
Apareces con una camiseta de Obama en tu disco, ¿estás a favor de su política?
Estoy a favor de la paz y creo que, en eso, Obama es una gran esperanza: no es una cuestión de política, es la sensación que me da. Siempre uso Skype cuando estoy en el extranjero para hablar con mi hija, y allí tengo escrito: «Obama, sálvanos tú.»
Por tanto, de Berlusconi, ¿qué opinas?
‘No comment’ (risas).