Entrevista a Canteca de Macao

Manteca de Cacao, perdón, quise decir Canteca de Macao vuelven con su segundo disco “Camino de la vida entera” y esta vez sí lo produce una discográfica. Dro ha hecho todos los honores, pero permitiendo al grupo seguir con su principio de libre descarga. Lo saben, la idea es arriesgada, pero no imposible. Metidos de lleno en un proyecto que pinta muy bien, los madrileños sacan a la venta su segundo álbum. Producido por Jose Luis Garrido, “Camino de la vida entera” guarda la esencia y frescura de su anterior trabajo “Cachai”, pero con un sonido y un diseño “de estudio”. En pleno bombardeo de conciertos Anita (voz), Chiki (voz y guitarra) y Pablo (bajo) nos atienden para compartir risas e inquietudes sobre el nuevo proyecto.

Jennifer Rodríguez García

- ¿De dónde surge el nombre “Canteca de Macao” ?
Anita: Surge como dislexia de “Manteca de Cacao”. De hecho mucha gente se ha quedado con ese nombre.
- Hace poco habéis cambiado de bajista y batería, ¿a qué se han debido estos cambios?
Pablo: No ha habido grandes cambios. Soy el nuevo bajista de Canteca pero en realidad llevo tocando desde el principio, lo que pasa es que he ido alternando con Txemu (anterior baterista) porque se fue de Erasmus. Ahora se va a China, con lo que entre todos decidimos que debía quedarme.
A: En el caso de Guillermo entró porque el anterior baterista está opositando.
Chiki: Lo que queremos dejar claro es que no ha habido ningún “mal rollo” entre nosotros y que todos somos amigos. Las cosas han surgido así, pero todos seguimos siendo Canteca.
- Cada uno de vosotros posee un estilo diferente, heavy metal, punk, flamenco… ¿Cómo lo hicisteis para acordar el estilo del grupo?
C: Nunca definimos un estilo. No era lo que pretendíamos. Simplemente surgió así, yo tenía compuestos algunos temas con Anita y surgieron con el sonido que ahora nos define a partir de canciones como “Sin solución”.
P: Todavía no sabemos ni a qué estilo pertenecemos.
- ¿Cuáles definiríais que son vuestras influencias?
A: No nos ceñimos a ninguna influencia concreta. Está claro que todo lo que vas escuchando te va influenciando, depende de las épocas. A mí, personalmente, me ha influenciado desde “Extremoduro” hasta el jazz y el flamenco. Depende de las etapas, pero no podemos ceñirnos a influencias concretas. Aunque habría que ir pensando en redescubrir a “Extremoduro” (ríe).
- Ana, ¿Cómo das ese giro de pertenecer a un grupo de punk a cantar flamenco y formar Canteca de Macao?
El giro se da a partir de mi novio. Con él empecé a cantar lo que se acerca más a Canteca. Pero es cierto que yo al principio tenía más aspiración a pegar cuatro gritos, de hecho era miembro de un grupo de punk, “Falconcresta”. Doy esos saltos continuamente, igual que me gustaba y me gusta el punk, me gustaba y me gusta el flamenco. Igual uno de estos días vuelvo a hacer punk.
- Se nota una gran mejora con respecto hace a algún tiempo en cuanto al diseño de los cd“s tanto como a la edición de la página web. ¿Seguís siendo vosotros los que os autogestionais para realizar esta labor?
P: No, la primera página que tuvimos la hacíamos nosotros. Pero claro, hemos evolucionado mucho y ahora tenemos la suerte de contar con un grupo específico que realiza este trabajo. Concretamente el encargado es un grupo argentino que se llama “Bienchulos”.
- La idea de los malabares con Zulo ¿siempre estuvo presente al formar el grupo? ¿Creéis que este es el punto más fuerte que os diferencia de otros grupos que se asemejan a vuestro estilo?
A: Conocimos a Zulo al principio en los conciertos, en la calle, siempre estaba en nuestro entorno con sus malabares, sus cariocas, y un día le dijimos que porqué no subía a hacerlo en un escenario.
C: Y desde ese día hasta ahora. Pero no pensamos que el espectáculo de malabares nos diferencie del resto de grupos. No es el único elemento, el grupo es un todo, aunque está claro que da mucho juego y a la gente le gusta esa combinación de música y malabares.
- ¿Cómo lleváis eso de pasar de espectadores a famosos en un escenario?
Los tres: ¿Famosos?
P: Ese término nunca me ha gustado. No creo que nosotros seamos famosos, aunque ahora seamos más conocidos.
C: Pues genial, así entramos gratis a todos los conciertos. En todos los que tocamos, claro. Pero no perdemos nuestro papel de espectadores, vemos a los grupos que tocan y luego salimos al escenario para que los otros también nos vean, nos seguimos comportando igual.
- ¿Creéis que el boca a boca y la moda del mestizaje han sido los culpables de vuestra actual fama?
A: Se han dado un conjunto de factores que ha hecho que nos popularicemos más entre el público. Pero las gracias se las debemos sobre todo a Internet, no a la moda del mestizaje. Quizás hemos tenido la suerte de coincidir en este momento en el que este tipo de estilo está consolidándose, aunque no lo atribuimos a eso.
- Hasta el momento le debéis más a Internet y a la libre descarga más que a la industria discográfica, ¿en qué momento se interesa Dro por vosotros? ¿alguna discográfica más tenía previsto ficharos?
C: Nos empezamos a interesar por el tema “discográfica” por Zulo, siempre nos hablaba del Copyleft y no teníamos ni idea de lo que era eso, así que nos machacó con la idea y decidimos que si fichábamos por alguna discográfica nos tendría que permitir la libre descarga y con Dro lo hemos conseguido.
P: Nuestro proceso ha seguido una evolución bastante lógica. Para llegar a más gente y tener mejor producción hacia el futuro no podíamos seguir financiándonos nosotros mismos. Así que tuvimos que plantearnos la idea de una discográfica.
A: Siempre hemos intentado autoproducirnos, desde el principio. Con “Cachai” nos financió el padre de Juantxo. En esta producción queríamos conseguir hacer un disco más elaborado, tanto a nivel de estudio como a nivel de diseño, distribución… con lo cual el dinero no nos daba.
Muchas discográficas se han interesado por nosotros, nos ha resultado difícil porque nos ofrecían grandes contratos pero sin permitirnos la libre descarga y paradójicamente las independientes no nos ofrecían buenas condiciones. Dro fue la única que respetó nuestros principios y estamos contentos con ellos.
C: Tenemos miedo de que no vendamos discos, pero esto es un problema que siempre está ahí con la aparición de Internet y el “Emule”, por eso arriesgamos igual que cualquier otro que saca un disco. De momento tenemos un contrato de un disco con ellos, vamos a ver qué pasa.
- ¿Qué os llevó a inclinaros por Jose Luis Garrido como productor?
A: Pasamos a Jose Luis Garrido por el consejo de Cindy, nuestra manager. Garrido ha producido a El Bicho, Patanegra, Vicente Amigo… entre otros grandes del flamenco, y eso nos convenció.
P: Jose Luis Garrido es un gran profesional y un tipo humilde y sencillo que entendió nuestro concepto de fuerza y frescura del directo a la primera.
C: No es el típico “machacón”, y realmente, nos hizo sacar lo mejor de nosotros mismos a fuerza de mucho trabajo.
- Hace algunas semanas actuasteis en el Planeta Mestizo de Parla, el pasado fin de semana en el Festival Callejeando en Málaga...¿hasta cuando se prolongará la gira?
Los tres: Ni sabemos!
A: Llevamos alrededor de un año sin parar de dar conciertos, la verdad es que nos merecemos un descanso. Ahora estamos de lleno con la promoción del disco que estará en las tiendas el 24 de julio, aunque la presentación oficial será el 8 de septiembre en el Circo Price de Madrid.
- ¿Habéis recibido ayuda y apoyo de otros grupos más consolidados en algún momento?
C: La ayuda económica la recibimos del padre de Juantxo (percusionista), que nos financió el primer disco, y también de nuestros padres. A nivel emocional hemos recibido un apoyo incondicional de muchos grupos, sobre todo de Boicot y El sombrero del Abuelo.
A: Juancar, de Boicot, nos explicó cómo debíamos actuar ante el público, nos calmó en las peores situaciones, siempre nos enseñó desde su experiencia y estamos muy agradecidos.
- ¿Canteca de Macao ha influido en el resurgimiento de otros grupos como “Aslandticos”, “El sombrero del abuelo”, “Jaleo Real”…?
P: Personalmente, creo que influimos en muchos chavales que están empezando a tocar. Ellos tocan nuestras canciones en su barrio, en plazas y luego se acercan y te lo dicen, y eso anima y alegra mucho, la verdad.
C: Hemos influido en El sombrero del Abuelo inevitablemente porque dos de los miembros (Juantxo y Danilo) son también de Canteca de Macao.
A: Yo no creo que hayamos influido en El sombrero del Abuelo, puede ser que algunos sonidos sean semejantes porque compartimos dos miembros, pero no les hemos influido para nada.
- ¿Os consideráis afortunados por cómo han surgido las cosas o os lo habéis currado mucho para llegar hasta aquí?
P: Somos muy afortunados por estar donde estamos. Hay grupos similares al nuestro que no han tenido la suerte de conseguir lo que nosotros y por eso estamos todavía sorprendidos, pero también hemos trabajado mucho.
A: Todo se ha juntado: Hemos currado y hemos tenido suerte, pero no nos han regalado nada.
- ¿Cómo han sido vuestros conciertos en el extranjero? ¿Qué os ha impresionado?
A: Hemos visitado Venezuela, Alemania y Jordania. Personalmente, me quedo con el viaje del concierto a Jordania. Fue alucinante, y después de este viaje no entiendo porqué el Ministerio de Exteriores lo sitúa en la lista de países peligrosos para viajar.
C: Cada uno se queda con su sitio, todos los conciertos han estado bien. El hecho de ir al extranjero a tocar ya es toda una experiencia. Me encantó Venezuela y sobre todo, Jordania.
P: Hubo una cosa curiosa que me sorprendió bastante y es que en Jordania paraban los conciertos para rezar. A nosotros, por suerte, no nos tocó, pero justo el grupo anterior tuvo que hacerlo.
- ¿Algún proyecto de cara al futuro?
C: En septiembre actuamos en Argentina en un festival junto a The Wailers.
P: Nuestra prioridad ahora es que nuestro batería se recupere, ha tenido un accidente de tráfico bastante grave y está en la UCI, desde aquí le mandamos un abrazo muy fuerte.
- ¿Por qué “Camino de la vida entera”?
A: “Camino de la vida entera” es una frase de una de nuestras canciones del disco que representa nuestra situación actual. No sabemos donde nos va a llevar esto, dónde vamos a parar, pero seguimos con mucha ilusión hasta el infinito.