El actor James Franco adora a su amiga Lana del Rey: próximamente, publicará un libro sobre la cantante, que recogerá sus conversaciones reales e imaginarias. No son novios: ella sale con el fotógrafo italiano Francesco Carrozzin. | Neil Krug

No tan dulce Lana

La diva Lana del Rey despliega en su nuevo disco, 'Honeymoon', un glamour retro, romántico y soñador, aunque engañoso: ella es una mujer de armas tomar.

Isabel Loscertales | Woman.es / Fotografía: Neil Krug

Vive un momento dulce: no en vano ha titulado su nuevo álbum 'Honeymoon' (luna de miel) y ha edulcorado el look rockero del anterior, 'Ultraviolence', con estilismos ensoñadores, hippies y vaporosos, que remiten a la costa Este de los 70. "Este disco es muy diferente al último y similar a los dos primeros, 'Born to Die' y 'Paradise'", ha explicado Lana del Rey.

Contiene catorce temas donde se percibe una mayor influencia del jazz –incluso cuenta con un cover de Nina Simone– y en los que la colaboración de Mark Ronson, el rey Midas musical, promete. "Algunos tracks tienen una energía turbia y tramposa y otros se inspiran en la fuerza de Miles Davis, pero es la canción 'Honeymoon' –que da título al disco– la que condensa lo que de manera natural viene a mí", resume la artista.

Es una balada en la que una chica canta su amor a un chico que vive "rodeado de violencia", letra que en poco ayudará a mejorar su imagen de mujer conservadora y nada feminista. Sin embargo, es en ese punto contradictorio entre la dulzura y la agresividad donde la cantante parece sentirse cómoda. No te dejes engañar por la calidez del “instagramero” filtro Rise en el videoclip de su single 'High By The Beach': Lana acaba matando a unos paparazzi sin despeinarse.