Criticar por criticar

No es una frase hecha (que también), sino el primer single del nuevo trabajo de Fangoria, “El extraño viaje” (Dro), y la mejor excusa para pasar un rato cotilleando con ellos.

Cristina Ros

¿Os gusta criticar?
Alaska: A Nacho más que a mí.
Nacho: Sí que me gusta, pero odio criticar por criticar, ver una foto y empezar «qué pelos, qué cara». Y el colmo es cuando se lo dices a la propia persona; le sueltas: «Qué horrible la portada de vuestro disco.»

¿Vosotros hacéis eso?
A+N: ¡Nooo!
A: Odiamos hacerlo y que nos lo hagan, pero está a la orden del día: internet, televisión... Más que críticas, son juicios morales.
N: A la Campanario, a Isabel Pantoja…
A: Estás condenando a gente y siempre por lo mismo: «Pues yo creo que es maricón. Pues yo creo que es boyera.»

¿Y por qué pensáis que gusta tanto?
A+N: Porque entretiene.
A: Yo me acuerdo cuando le conté al director de cine John Waters cómo era “Tómbola” y dijo: «Eso es el cielo hecho realidad en la Tierra. ¡Seis famosos contra seis periodistas! » Claro, eso una vez a la semana es muy divertido y tiene un fundamento, pero todos los días a todas horas, empacha.

¿Qué relación tenéis vosotros con la prensa del corazón?
A: Yo soy de la escuela de Concha Velasco y esas actrices de los setenta que enseñaban su casa una vez al año sin cobrar. Lo he vivido siempre con normalidad. «¿Que quieren ustedes venir a hacer una foto de mi salón? Pues, aquí está.» No entiendo que eso sea cobrable ni pagable. Aunque también es verdad que agradezco que haya artistas que no quieran normalizarlo.
N: Claaaro, es más divertido.
A: Por ejemplo, ¿a quién prefieres, a Luis Alfonso de Borbón o a su madre? Yo a Carmencita. El niño embaraza a la mujer y manda un comunicado: «Su alteza real...» Entonces aparece Carmen, que está bailando, y van sus amigas y le dicen: «No lo hagas», pero ella lo hace.
N: Vamos a ver, porque el niño es millonario, y su madre es una petarda que no es heredera de nada y no es millonaria.
A: Pues, precisamente por eso. Paris es heredera del trono y hace de todo.
N: Paris no es heredera de ningún trono.
A: Del trono Hilton.
N: Pero es que... a mí me parece que es muy fea (risas).
A: ¿Y qué?
N: No, hombre, pues que... lo comento. Como tú siempre la defiendes...
A: Porque odio la imagen de la heredera con complejos por ser millonaria. Al menos ella, con sus caprichos, da trabajo a gente.

¿Alguien más de quien no tengáis la misma opinión?
N: Para mí, Paquirrín es lo máximo.
A: Y yo no tengo nada en contra; me parece un niño monísimo. ¿Lo conocéis?
A+N: No.
A: Claro, son juicios como los que hacen de nosotros. Supongo que es inevitable...