Charlotte Gainsbourg, en una foto reciente. | Pascal Le Segretain / GETTY

10 cosas que no sabías sobre Charlotte Gainsbourg, la musa de Lars von Trier

Repasamos la turbulenta vida de la actriz y cantante en vísperas del lanzamiento de su nuevo disco, 'Rest'.

Ana Cortizo | Woman.es

Aún está por ver si los hijos artistas de padres artistas, como nuestra protagonista Charlotte Gainsbourg (y como Sofia Coppola y Jane Fonda y Zoe Kravitz) lo tienen más fácil o más difícil que el común de los mortales. Desde luego, sus niveles de intensidad emocional pueden ser bastante insuperables.

En los últimos años,  Charlotte Gainsbourg, hija de Jane Birkin y Serge Gainsbourg, ha pasado por el suicidio de su hermana y por tres perturbadoras películas con Lars Von Trier. Y ahora titula su nuevo disco (a la venta el 17 de noviembre) 'Rest' ('Descanso'). Porque, a lo mejor, lo que le pide el cuerpo a estas alturas es un chocolate caliente y un sofá con manta de cuadros.

Aprovechando la ocasión, te contamos algunos de sus secretos peor guardados:

1. No tuvo los mejores padres del mundo.
Jane Birkin y Serge Gainsbourg eran creativos, divertidos, libérrimos y ultrachic. Pero aquello les dejaba poco tiempo para hacer albóndigas con tomate para sus niños y poco criterio para decirles que 'La matanza de Texas' no era una película apropiada para criaturas de 10 años. Gainsbourg y su hermana mayor, Kate (hija de Birkin y del compositor John Barry) veían a sus padres, sobre todo, cuando estos regresaban de fiesta y ellas se estaban vistiendo para el colegio. Y eso deja huella. 

La familia Gainsbourg-Birkin: Jane Birkin, Serge Gainsbourg y Charlotte.  | Michael Webb / GETTY

2. Sí, grabó una canción incestuosa con su padre
Y ni se enteró de la polémica. Como anécdota para las navidades familiares, no está mal. “¿Recuerdas aquella vez que papá y yo grabamos aquella canción como si estuviéramos liados y llegó al número 2 de las listas de éxitos? Con 'Lemon incest' (en el vídeo bajo estas líneas), Serge Gainsbourg parecía querer superar 'Je t'aime... moi non plus', la canción con orgasmo en directo que había grabado con Jane Birkin en los 60. Charlotte (de 13 años) y él cantaban tumbados en una cama -él sin camisa, ella con solo una camisa- unas letras que, con mucha generosidad, podrían calificarse como ambiguas. La pequeña cantante, eso sí, no sufrió el escándalo. Acababa de entrar interna en un colegio y no supo la que se había liado.

3. Ha volado alto y de forma muy precoz.
Cuando ruedas tu primera película a los 13 años y ganas un Cesar a los 15 (por 'L'Effrontée', en 1985) , te pones un listón muy alto a una edad muy temprana. Pero Charlotte ha vivido a la altura del reto. Se hizo con un segundo César en 1999 (por ‘La Bûche’) y con el Premio a la Mejor Actriz en Cannes en 2009, por ‘Anticristo’. Y, a sus 46 años, aún no lo ha dicho todo ni en el cine (60 películas lleva) ni en la música (cuatro discos).

4. Sus hermanas son su vida.
Aunque tiene tres hermanos mayores por parte de padre (Lucien, Natacha y Paul), a las que siente como carne de su carne es a sus dos hermanas maternas: Kate Barry, la mayor, y la pequeña, Lou Doillon (hija el director de cine Jaques Doillon). Birkin hasta la médula a pesar de sus apellidos surtidos, las tres vivieron sus propios tours iniciáticos por el lado salvaje y las tres se volcaron en el arte como terapia salvadora. La muerte de Kate, que se tiró por una ventana en 2013 tras una larga senda de adicciones y depresión, las destrozó.

5. Le propusieron matrimonio en público. Y dijo "no".
El actor y director franco-israelí Yvan Attal le pidió boda delante de todo un auditorio lleno de gente, cuando subió a recoger la Orden Nacional del Mérito que le acababan de conceder. Charlotte sonrió, halagada. Pero han pasado tres años e Yvan y ella siguen viviendo en francés concubinato. Después de 26 años de noviazgo y tres hijos tenemos pocas dudas sobre lo estable de su amor, aunque algún bache han pasado. En 2012, Charlotte tuvo un breve ‘affair’ con Pete Doherty, algo que el cantante reveló en una entrevista que realizó, según sus propias palabras, borracho.

Charlotte Gainsbourg junto a su pareja, el cineastaYvan Attal. | Pascal Le Segretain / GETTY

6. A pesar de ello, es víctima de un nuevo flechazo.
Y no de un hombre (ni de una mujer, queridas fans del amor fluido), sino de una ciudad. Hace tres años, después del dolorosísimo suicido de su hermana Kate, emigró a Nueva York y dice que en esa ciudad, por primera vez, se siente ella misma, libre, anónima y lejos de la leyenda de sus padres. Allí sigue, comiéndose a bocados la Gran Manzana.

7. El cine le dio un mundo propio.
Cuando ‘Lemon incest’ estaba a punto de salir a la luz, su madre, Jane Birkin, se topó con Catherine Deneuve por la calle y se lo contó, algo preocupada. Catherine, lejos de criticar el incipiente escándalo, le dijo que las adolescentes necesitan tener algo propio, y que tal vez Charlotte querría actuar en la película que estaba rodando, lejos de la sombra de su padre. Así llegó a ‘Palabras y música’, y las palabras de Deneuve fueron proféticas: el cine fue siempre la habitación propia de Charlotte, aquella en la que sus padres no tenían opinión ni presencia, y eso le resultó muy terapéutico.

8. Ha sufrido y gozado con Lars von Trier.
"Lars lleva demasiado lejos sus obsesiones". "Trabajar con él ha sido perturbador, vergonzoso y un poco humillante". Charlotte nunca ha mentido sobre los altibajos de su relación con Lars Von Trier, el director danés con el que ha rodado no una, ni dos, sino tres películas, una de ellas, 'Nymphomaniac', con contenido sexual tan explícito que se ha proyectado censurada en distintos países. Sin embargo, ella asegura que el cineasta es un tipo amable y le ha pedido ayuda para sus primeros pinitos en la dirección, con los videoclips de ‘Rest’. Los freudianos del lugar ya han teorizado sobre el hecho de que su relación cinematográfica más estable sea con un director que, como su padre, ha hecho del escándalo una forma de vida.

9. Pero no quiere envejecer en pantalla.
Ella es la primera sorprendida. Asegura que, como nunca fue un bellezón en el sentido estricto del término, siempre pensó que la llegada de las canas sería poco traumática. No ha sido así. Y, como nadie puede detener el tren del tiempo, Charlotte se está planteando abandonar el cine para que, al menos, el gran público no le vea las arrugas en alta definición.

Charlotte Gainsbourg ha protagonizado hasta tres películas de Lars von Trier. | Michael Buckner

10. Sus dos últimos discos hablan, en el fondo, de la muerte.
En 2007, se llevó el susto de su vida: llevaba varios días con dolor de cabeza, tras un accidente de esquí acuático al que no le había prestado mucha atención, y de pronto lo vio todo negro. En Urgencias le diagnosticaron una hemorragia cerebral y tuvo que pasar por el quirófano. Su disco 'IRM' (siglas en francés para el escáner cerebral) es un homenaje a aquella experiencia cercana a la muerte. En su nuevo álbum, ‘Rest’, se unen duelo, terapia y arte: cuenta con canciones-homenaje a las muertes de su hermana (‘Kate’) y de su padre (‘Lying with you’), en la que Charlotte estuvo presente a los 19 años.

Escucha a continuación 'Rest'.