Chanel Terrero en la final de Eurovisión 2022. | Luca Bruno / GTRES

Las 6 claves por las que Chanel quedó tercera en Eurovisión 2022

Chanel Terrero logró un tercer puesto en el Festival de Eurovisión, el mejor resultado de España en décadas.

Clara Hernández

¿Hubo #chanelazo? Sí, lo hubo. Y 'sorpasso'. Aunque Chanel Terrero no logró finalmente la victoria en el Festival de Eurovisión 2022, la cantante española hizo historia logrando un 3º puesto, la mejor posición obtenida por España desde 1995, cuando Anabel Conde obtuvo la 2ª con el tema 'Vuelve conmigo'.

Chanel mejoró las primeras predicciones de las casas de apuestas, que ya eran buenas (pronosticaban un quinto puesto; luego, tras su actuación, un tercero, adelantando el resultado final), quedando solo por detrás de Ucrania (finalmente, la ganadora del festival gracias al televoto, que ya había 'anunciado' que apoyarían de esa manera al país que atraviesa uno de los momentos más duros de su historia) y Reino Unido con Sam Ryder y su 'Space Man'.

Estas son las claves que han logrado llevar a Chanel a su 3ª posición en Eurovisión: 

1. Una actuación arrolladora. 

Chanel deslumbró con una coreografía incendiaria y frenética (ideada por Kyle Hanagami) que dejó sin aliento a todos menos a ella, capaz de entonar mientras disparaba caderazos con su body deslumbrante, de corte brasileño y repleto de luces diseñado por Palomo Spain. Poderosa, envuelta en hipnóticos claroscuros (diseñados por Rob Sinclair) y efectos piroténicos, y repleta de ritmo. Y capaz de convencer a escépticos y nostálgicos de Ribogerta Bandini y Tanxugueiras. Como artista, Chanel es de 10. Muy completa.

Un momento de la actuación de Chanel Terrero en Eurovisión 2022. | Luca Bruno / GTRES

2. El discurso latino v.s baladas lánguidas

La de Chanel fue una de las pocas propuestas que se desmarcó del pop imperante y las baladas intimistas (un género, por otra parte, que suele gustar en Eurovisión) y refrescó la noche con un discurso poco visto por estos lares, el latino, pero que marca el pulso en muchos otros. 'SloMo' tal vez no era la mejor canción del mundo, pero era pegadiza, bailable, divertida... y logró poner al público en pie acompañada por un supershow. 

3. La calidad vocal de Chanel

Ya hemos dicho que es una artista de 10. Seguramente el jurado especializado y el televoto valoraron la dificultad de interpretar el tema 'SloMo' mientras la artista se lanzaba a un dance break enloquecedor. Su solo final lleno agudos, que añadió en los últimos días, fueron espectaculares.

Chanel Terrero, de récord en Eurovisión. | Luca Bruno / GTRES

4. Su puesto de actuación

Chanel fue la décima en el orden de actuaciones, la misma posición en la que Måns Zelmerlöw y su 'Heroes' ganaron Eurovision en 2015. Es uno de los mejores puestos: el ambiente ya ha sido caldeado previamente por las primeras canciones y cuenta con la máxima atención del público, que aún no se encuentra demasiado cansado. 

5. La garantía del jurado experto

Tal vez muchos seguidores que votaron en el Benidorm Fest no lo veían venir, pero el jurado experto y el voto demoscópico lo dejaron claro entonces: ni Rigoberta Bandini, ni Tanxugueiras. Quien debía ir a Eurovisión, porque era quien haría allí un mejor papel, era Chanel. Las casas de apuestas, que le habían vaticinado un quinto puesto y en la final, tras su actuación, la auparon al tercero, lo ratificaron. 

6. Una competencia poco arriesgada

Aunque algunas de las canciones presentadas en esta edición del Festival de Eurovisión estuvieron muy apoyadas por el público (como la de Reino Unido, 'Space Man'), por lo general la mayoría de las propuestas fueron notables pero no brillantes. Faltó riesgo y hubo pocas actuaciones para el recuerdo.