Audrey Tatou

La actriz francesa, que ha explotado su vena cómica en Un engaño de lujo, nos descubre su estilo de vida.

MARTA BONILLA

Un engaño de lujo, tu última película, es la primera comedia de tu carrera. ¡Por fin! Hasta mis amigos lo dicen: «Por fi n una película que te retrata tan divertida como eres en la vida real.» Espero que la gente deje de verme como la tímida y frágil Amèlie, porque es el personaje más distinto a mí que he interpretado.
Un personaje con el que sueñes… Coco Chanel. Me fascinaría. Te sentarías en primera fila del desfile... ¿de qué diseñador?
Creo que de ninguno en concreto. Me gusta comprarme ropa pero no soy fashion ni siento fascinación por el lujo.
Las mejores inversiones en vestuario...
Unos vaqueros, una camiseta y unas bailarinas. ¡Es como me visto todos los días!
Tus rincones favoritos de París…
El Museo del Louvre (Palais du Louvre) y la tienda de Isabel Marant (16, Rue Charonne. Tel. 00 33 1 49 29 71 55).
¿A qué afición dedicas más tiempo?
A la fotografía. Mi objeto más preciado es una cámara Lycos que me regalaron hace tres años. ¿Te puedo fotografiar?
¿Cómo?
Hace cuatro años que estoy fotografi ando a los periodistas que me entrevistan. ¡Ah! Está bien.
¿Cuál es el viaje más interesante que has hecho?
Sin duda, a Perú. Escoge una bebida para compartir tus éxitos con tus amigos. Por supuesto, una copa de champán.
Recientemente has leído…
Confieso que he vivido, las memorias de Pablo Neruda. ¡Apasionante!
¿Una máxima que apliques a tu vida?
A nadie le interesa cómo soy. No me gusta ser famosa ni me siento una estrella.