Amor es prosa, sexo es poesía, de Arnaldo Jabor

El brasileño Arnaldo Jabor es toda una estrella mediática en Latinoamérica. Descúbrelo en ’Amor es prosa, sexo es poesía’ (Aguilar), una selección de sus artículos.

Laura Gamundí

Cineasta, autor de best sellers y periodista por supervivencia. Así se define el autor de Amor es prosa, sexo es poesía.

Empecemos por el título. ¿No sería más bien a la inversa?
Sí, al revés sería lo normal, porque el amor es algo poético y el sexo es más concreto. Si invierto los términos es por provocación.

Por eso muchas de las ideas expuestas en el libro son tan transgresoras que hasta pueden llegar a herir la sensibilidad...
Exacto, lo hago para que la provocación induzca a la reflexión. El mundo cada vez es más dinámico, por eso yo propongo pensar de una manera más efímera. Hay que aprender a convivir sin certezas.

Un poco peligroso, ¿no?
Es doloroso, pero también más profundo.

¿Sus artículos son autobiográficos?
Yo los definiría como confesionales, lo que añade un plus de sinceridad a mis textos. Por eso gustan tanto a la gente.

¿En qué género los enmarcaría? Arte, performance, crónicas afectivas...
Son una mezcla de arte y performance porque expongo mis ideas políticas de una manera muy gráfica, casi cinematográfica.

Si su objetivo es hablar sobre política, ¿por qué motivo ha elegido el sexo y el amor como los principales leitmotivs?
Porque en Brasil, la sexualidad se ha transformado en un tema político. Para las mujeres brasileñas el sexo es la respuesta a todas las preguntas, una manera de transformar el cuerpo en mercado.

¿Cuál es la causa de que esto ocurra?
Hay una crisis ideológica muy fuerte y las esperanzas sociales son muy frágiles. Las mujeres brasileñas entienden el sexo de una manera tan libre que resulta inquietante.