Álex Ubago

¿Te mueres por conocerlo? Su tercer disco te acercará un poco más a este cantante que sigue componiendo en primera persona.

CRISTINA ROS

Se define como cantautor e idolatra a los que también lo son. En su lista de favoritos constan Sabina, Jorge Drexler, Alejandro Sanz... Quién iba a decirle a él, con diecinueve años, que un día sus referentes se convertirían en sus colegas y que, al igual que ellos, llenaría estadios de voces coreando sus letras. Él, que iba para jugador de billar profesional y llegó a competir en Las Vegas, acabó convirtiendo la música en su profesión. Y ya va por el tercer disco. Después de “¿Qué pides tú?” y “Fantasía o realidad”, llega “Aviones de cristal”, un trabajo donde los medios tiempos y las letras tristes vuelven a ser la marca de la casa. Aún así, este lector de Pablo Neruda y Gabriel García Márquez no se considera una persona melancólica, sino sensible a lo que pasa a su alrededor. ¿Un ejemplo? “La estación”, una canción donde se mete en la piel de una víctima de los atentados del 11-M.