24 motivos por los que tienes que ver el documental de los Backstreet Boys

Porque alguna vez tuviste 15 años... El 26 de febrero tienes que ir a ver el documental de la que fue tu 'boyband' favorita.

Araceli Ocaña | Woman.es

Madrid, 1997. La ciudad está desolada: los Backstreet Boys se ven obligados a cancelar un concierto gratuito y callejero ante la avalancha de miles y miles de fans que los esperaban. Lágrimas y gritos de: "No nos moverán" se escuchan en los alrededores del Hotel Villamagna, donde la 'boyband' del momento se resguarda del gentío.

Pasan años, pasan lustros, y llega 2015. 13 cines de la misma región (52 en toda España, informa su club de fans) emitirán, el 26 de febrero, de forma única y exclusiva, "Backstreet Boys: Show 'Em What Your Made Of", la película documental (ver tráiler subtitulado) que celebra los más de 20 años de la banda.

¿Veinte? Sí. Y las cuentas salen rápido. Porque aunque la cultura colectiva recuerda aquel "Backstreet's Back" del 97 e incluso su "Quit Playing Games (With My Heart)" anterior, la banda trabajó durante años su ascenso a la fama, empezaron muy jóvenes, y es uno de los pilares en los que se apoya la historia que cuenta este documental. Empezar a los 11 años, como en el caso de Nick Carter, es lo que tiene...

Porque este es también un homenaje a esas miles de chicas que se quedaron sin concierto en 1997, a las que colgaron sus pósters, se compraron sus discos y ahorraron para gritar su nombre e imaginar que les miraban desde el escenario, te ofrecemos...

20 motivos por los que deberías ver el documental de los Backstreet Boys

1. Porque se lo prometiste a tu 'yo' de 15 años... O al menos le prometiste fidelidad eterna a Nick Carter, que es básicamente lo mismo.

2. Además, cuenta la leyenda que si naciste fan, morirás fan. Y recuerda que también prometiste, en su día, "[to] Keep the Backstreet's Pride Alive" (o lo que es lo mismo, mantener la euforia adolescente para siempre).

3. Porque en la película verás el antes: cómo eran tus artistas antes de que colgases sus caras con chinchetas en la pared de tu habitación y cómo, antes de que los conocieses, ya triunfaban entre otras adolescentes. [No eres única, el amor por ellos es universal, eso ya lo sabías].

4. También verás el después, de cómo perfeccionan la "táctica del humildito", es decir: aprovechar la caída en las ventas y la cura de humildad para prometer hacer un disco producido por ellos mismos, mucho más acorde con la esencia BSB.

5. Con el documental te apetecerá escuchar el disco... Se te pasarán si finalmente lo haces.

6. A decir verdad, podemos salvar una canción que ni siquiera sale en la peli.

7. Pero nada a la altura de esos grandes 'hits' que aún te pones los sábados para limpiar el baño.

8. Sé que te has puesto el disco de "Millenium" en Spotify. Yo también.

9. Muy bajito y en los auriculares para que no se entere nadie... Yo también.

10. Lo del documental (que es de lo que estábamos hablando) lo mantendrás también en secreto. Irás con una amiga que está tan loca como tú o con un amigo al que le parezca "lo más" este 'remember'.

11. Tienes que verlo porque vas a llorar lo mismo que si volvieses a la adolescencia.

12. La culpa la tiene Kevin.

13. Porque Kevin se fue unos años del grupo y nadie pareció darse cuenta pero ahora es el que corta el bacalao (con sello de oro en el meñique, como un señor).

12. Viéndolo también lloras un poco por Nick Carter pero no te lo crees todo porque salió con Paris Hilton y eso ya indica que no es de fiar.

13. Pero luego recuerdas el punto 1 y haberte pintado su nombre con un corazón en la cara y... Bueno, es que el documental busca un poco la lágrima. ¡Nick, te queremos!

14. También tienes que verlo por los momentazos. Se van de excursión a casa de su exmanager (Lou Pearlman, en la cárcel por estafa) y lo mismo rememoran momentos con él con cariño que se acuerdan de que les robó millones de dólares.

15. Porque Lou tiene mucho protagonismo (como cuando señalan lo dolidos que se sintieron cuando creó a N*Sync, los de Justin Timberlake) y te dan ganas de investigar más sobre él.

16. No lo hagas.

17. Por ejemplo, el documental viene a desmentir tu Biblia de los 90, la Súper Pop: el grupo pasó un casting (idea de Lou, claro), tirando por tierra cualquier historia de que a Brian lo llamaron a mitad de una clase del instituto para que se uniera. Acabas hasta por plantearte si Kevin y Brian son primos. Nadie saca el tema a relucir.

18. Yo digo que no.

19. Porque, además, Brian... ¿Te acuerdas de la enfermedad de Brian y cómo te preocupaste por su operación a corazón abierto? Pues ahora tiene otra. La garganta, que está regular, al parecer.

20. Ah, y Howie, ¡está vivo! Y le dedican también sus momentos.

21. Y encima se ve que es gracioso. Esto sí que era inesperado. [Lo malo es que no habla ni un poquito en español]

22. [Como siempre] No hemos hablado de AJ.

23. Pues eso, sigue estando ahí, con sus tatus, sus cosas... Lo más fuerte que puede contar ahora mismo es que fuma, algo que le viene regular para ser cantante pero, oye, con su pasado de malote pues defrauda bastante.

24. Porque no hay mejor plan para un jueves que meterte en un cine a llorar, reír y cantar y luego volver a tu vida normal superseria, para seguir construyendo esa imagen de persona normal que tanto has trabajado mientras tarareas "I don't care who you are..."