Maruja Torres, sed de venganza

La escritora presenta su alter ego en la novela "Fácil de matar".

Maruja Torres

Vital, mordaz y de risa fácil, Maruja se inicia en el género policiaco con una detective a su imagen y semejanza, Diana Dial.

¿Por qué te decides por la novela negra?

Yo quería venganza. Me pareció un planazo, con 68 años, inventarme un alter ego, una ex periodista y detective aficionada. Al fin y al cabo, ser detective es una forma de reporterismo. También pensé que debía ser fantástico envejecer matando y que no te puedan meter en la cárcel, repartes justicia como te apetece.

Así que eres vengativa...

No, pero necesito que alguien lo sea. No dormiría con un remordimiento.

¿Te costó iniciarte en el género?

Sí, es muy difícil escribir novela negra, hacer que todo encaje. Fue un salto al vacío... en el fondo, soy muy insegura.

No lo pareces en absoluto.

El truco está en no parecerlo. Aunque también sé un poco sobre el género, y al acabarla supe que la había hecho bien. Ya estoy con la segunda.

El escenario es Beirut, una ciudad donde viviste y que has dejado definitivamente...

Sí, Beirut está cambiando porque están ganando los peores: los materialistas. Están vendiendo todo, no quedan edificios antiguos y están creando moles de 60 pisos a tres millones de dólares cada uno. Allí los estudiantes no salen a pedir libertad porque lo que quieren es un Ferrari.

¿Qué opinas de la revolución árabe?

Interesantísima. Tienen un atraso milenario en democracia pero han echado a andar y hay que acompañarles. Me emocionó lo de Egipto y todo lo de las redes me parece fascinante.

Por cierto, te has hecho bloguera...

Y de momento no me hago twittera porque soy muy rápida e ingeniosa y podría acabar como David Bisbal. ¡Pero en inteligente! (risas).

Si fuera tan fácil matar, ¿a quién matarías?

A una lista interminable. Para empezar, desenchufaría de una vez a Ariel Sharon y, en general, mataría a los que hacen daño. Pero un castigo más refinado sería que tuvieran conciencia y vivieran una larga vida de remordimientos.

Sus tres básicos...

1. Un referente, Hitchcock:Su cine ha sido fuente de inspiración. También ha releído a Sue Grafton y AgathaChristie.

2. Una ciudad, Beirut: Ha vivido en Líbano largas temporadas, pero ha vuelto definitivamente a su ciudad natal, Barcelona, «porque ese ya no es mi Beirut».

3. Un perfume, Chanel nº 5. Le gusta en su versión colonia, que en verano cambia por Chance.

Síguele la pista

  • Lo último