¿Te apetece un ice tea casero?

Refrescante y light (sólo tiene dos calorías), aquí tienes 4 recetas sencillas a base de té helado.

Susana Fernández

Durante los meses de verano apetecen bebidas refrescantes, ligeras, sabrosas… Una buena opción para disfrutar sin sumar calorías, es el té helado. Solo tiene dos calorías y existen originales recetas, ideales para degustar en los atardeceres veraniegos o en una terraza tomando el sol. Teterum, el primer site en España de venta de té por suscripción, ha recopilado las mejores sugerencias para preparar un delicioso “ice tea” casero. ¡Apunta!

Té helado con frutas
El té helado fue una invención del americano Richard Blechynden. Lo creo para la feria mundial de St. Louis en 1904. Desde entonces, ha evolucionado y, hoy en día, hay numerosas opciones para prepararlo. El té helado con frutas es una de ellas. Lo recomendable para prepararlo es contar con un té de calidad y con agua mineral natural. Los ingredientes, son sencillos: 1 litro de agua, 15-20g de té (6-8 cucharadita de té), fruta troceada y hielo. Hay que tener en cuenta que con el té helado es necesario añadir más cantidad de té que lo normal, puesto que se añade el hielo al final. Las frutas siempre se agregan al final.

Té helado con vainilla y frutas
Otra opción muy sugerente es la de mezclar el té con vainilla, es un valor seguro y como bebida refrescante gana aún más. Los ingredientes para preparar un té helado con vainilla y frutas son: 1 litro de agua mineral natural, Té verde Sencha con vainilla (temperatura de agua: 70-80°C, tiempo de infusión: 2 minutos), 50g de piña o 1/2 papaya, 1 albaricoque, vainilla entera (añadir la vainilla a la jarra. Retirar al servir) y hielo.

Té frío de zumo de granada con lima
Si se realizan salidas o excursiones en verano con niños, también se pueden elaborar atractivos tés helados para los más pequeños. Esta la opción que dan las infusiones de rooibos, ya que no llevan teína y los niños pueden consumirlo. Como propuesta con rooibos está el té frío de zumo de granada con lima. La preparación es muy sencilla y solo se necesita: 1 litro de agua, 20g de rooibos, 3 limas muy finas, 2 tazas de zumo de granada y azúcar moreno al gusto si no se añade otro edulcorante sin calorías.

Té frío de sandía y albahaca
Mezclar frutas de temporada con el té es una de las propuestas más apetecibles y más fáciles, ya que siempre se suele tener muy a mano este tipo de frutas. Es el caso de la sandía. Es posible combinarla de modo muy acertado con el té. Si esto le añadimos un toque de albahaca, la mezcla es perfecta. Para este sabroso “ice tea” hay que contar con: 1 litro de agua, 20g de té negro, sandía en trozos, una ramita de albahaca y azúcar moreno para el que lo quiera más dulce.