Feeling en tu plato

Para alimentar tus sentimientos, apúntate a lo mejor de las verduras y las legumbres. Está demostrado que algunos de los nutrientes que contienen, como el ácido fólico, vitamina B6, riboflavina, tiamina, hierro, magnesio... influyen en nuestras emociones.

judías

JUDÍAS: Ricas en virtudes dietéticas, son también un excelente equilibrante para estados de optimismo excesivo y desmesurado.

LENTEJAS: Convienen a los que por naturaleza tienden a rebatir siempre las opiniones de los otros.

GUISANTES: Para los que sienten temor e inseguridad en las relaciones sociales.

COL: Va bien en los estados de melancolía. Atenúa los remordimientos y el sentido de culpa, y la impotencia que suele acompañarlos.

NABO: Para las épocas en las que sientes que estás perdiendo el rumbo de tu vida. Te dará lucidez para salir del laberinto en el que te encuentras.

RÁBANOS: Son estimulantes de la función del hígado y en la medicina tradicional china este es el órgano de la planificación y de la cólera. Los que sienten la necesidad irresistible de comer rábanos es porque tienen las ganas de vivir apagadas y el hígado atascado.

TOMATE: Es un buen estimulante del ánimo, indicado sobre todo para después de una ruptura afectiva.

PIMIENTO: Facilita la vía del amor cuando los canales de la comunicación y espontaneidad están obstruidos.

LECHUGA: Considerada un analgésico natural, tiene propiedades sedantes e hipnóticas. Antiguamente era usada para aplacar los deseos impuros y como remedio para las mujeres abandonadas o despechadas.

ESCAROLA: Es un buen reequilibrante para cuando hay sentimientos contradictorios de amor y odio, y el remedio ideal contra la inseguridad en uno mismo.

ALCACHOFA: Tiene la propiedad de estimular las secreciones biliares y es una opción para corazones en los que se ha apagado la llama del amor.

ACHICORIA: Es el mejor remedio para los indecisos, ya que les ayuda a desarrollar la capacidad de elección.

Tags _

Síguele la pista

  • Lo último