El día que Sinéad O'Connor cayó en desgracia: llega el documental 'Nothing Compares'

La película narra la vida de la cantante e incluye el famoso momento en que rompió una foto del Papa

La cantante Sinéad O'Connor, durante una actuación

Una de las más tristes noticias con las que arrancamos el año 2022 fue el fallecimiento de uno de los hijos de Sinéad O'Connor, que se quitó la vida con tan solo 17 años después de haberse escapado del hospital en el que había sido ingresado tras dos intentos de suicidio. Entonces, muchos supieron que la historia de la artista irlandesa volvía a dar un giro radical, tal y como ha ido acostumbrando a lo largo de su trayectoria como cantante y personaje de la cultura popular.

Tanto fue así que tan solo un mes después, anunció que se retiraba permanentemente de la música. "Solo decir que las sugerencias de que habrá actuaciones este año o el próximo o alguna vez son erróneas. "Nunca habrá nada sobre lo que cantar de nuevo", escribió entonces en las redes sociales, muy afectada y en pleno duelo por la pérdida de Shane. Una vez más, la tragedia marcaba sus días, algo que lamentablemente conoce muy bien, tal y como pudimos leer recientemente en 'Remembranzas. Escenas de una vida complicada' (Libros del Kultrum), su biografía.

En sus páginas se puede conocer cómo fue su relación con sus hermanos y su familia, el modo en que le afectó que siendo muy pequeña sus padres se separasen e, incluso, distintos episodios de violencia física y psicológica por parte de su madre. En este título también se incluyen referencias a sus demonios personales, relaciones sentimentales y, por supuesto, su perfil más reivindicativo. Ahora, todo ello se puede conocer en un nuevo documental de la artista, que ya se ha estrenado en Estados Unidos con el nombre de 'Nothing Compares'.

El metraje de esta película, dirigida por Kathryn Ferguson, arranca casi en los 90, momento en que literalmente brilló en la MTV gracias a la versión de Prince 'Nothing Compares 2 U', que la catapultó a la fama y la convirtió en una de las solistas más aplaudidas del momento. Entonces, pudo cantar con rabia algunas de las letras más reivindicativas de la historia de la música, plagadas de referencias a injusticias sociales y culturales, así como a abusos por parte de los hombres y de la Iglesia católica. Hay mucho más allá que un minuto de gloria en 'prime time'.

Su éxito también le dio la oportunidad de abandonar su país natal, Irlanda, para crecer dentro de una industria misógina en la que nunca se casó con nadie y siempre mantuvo intactos sus ideales. Precisamente esa fue su condena, ya que tan pronto subió como se desinfló debido a su controvertida actuación en 'Saturday Night Live', cuando rompió en directo una fotografía del entonces Papa Juan Pablo II. Era 1992 y todos los medios, tanto estadounidenses como a nivel mundial, se echarían sobre ella por dicho gesto.

También lo hicieron compañeros de profesión y seguidores, que llegaron a quemar sus discos en plena calle en señal de protesta (esto recuerda al momento en que fans y creyentes de la Iglesia católica hicieron arder cientos de vinilos de The Beatles después de que John Lennon dijera que eran "más populares que Jesucristo"). La presión mediática le marcó de por vida y, después de aquella interpretación en horario de máxima audiencia, cayó en desgracia. Hoy, 30 años después de dicho directo, se reivindica su figura artística en un documental que aún no tiene fecha de estreno en España.

Síguele la pista

  • Lo último