Blanco y negro, una tendencia decorativa tan fuerte que se ha impuesto rápida y efectiva como un dictado de moda.

Cuatro claves en blanco y negro. Decoración interior

Voilà una tendencia decorativa tan fuerte que se ha impuesto rápida y efectiva como un dictado de moda. Este tándem perfecto lo inunda todo.

Ester Aguado

Un detalle extra
Las piezas XXL son las grandes protagonistas de la temporada. Una apuesta muy cómoda para interioristas amateurs, ya que con un solo objeto se puede imprimir carácter a toda una estancia, como este dormitorio. Si no eres una experta, elige como pieza protagonista una lámpara: es fácil de colocar y la luz siempre aporta un aire ligero.

La jugada es fácil: ¿Te mueres por crear un ambiente boho-chic? Opta por una araña de cristal antigua –si no lo es, que lo parezca–. No desesperes si no te van los mercadillos, ahora ya puedes encontrarlas en las tiendas de decoración moderna. ¿Un pista? Apuesta por las que combinan cristal en blanco y negro.

Descúbrelas en: Sia (Provença, 266. Barcelona. Y Claudio Coello, 44. Madrid. www.sia-homefashion.com).

Mezclar es lo más

Las casas vividas, donde todo tiene cabida, en su justa medida, son el prototipo del hogar perfecto. Para lograrlo, estás obligada a combinar estilos, materiales, décadas... ¡Incluso en el baño! No subestimes la importancia de esta estancia, que solemos decorar en último lugar pero que puede llegar a decir tanto de nosotros...

Apuesta por una base neutra –como las paredes blancas– para dar protagonismo a determinadas piezas o materiales. Opta por una bañera al aire y vístela con una elegante pizarra negra; cubre el suelo de cálida madera; elige un lavabo de mármol, y remata la receta con unas dosis de acero en radiador, espejo y complementos. ¿Un consejo? Puestas a mezclar, combina estética y funcionalidad.

Buenas ideas: www.grespania.com o acude a interioristas como Pepe Leal (www.pepeleal.com).

Black is back

Como en la moda, el negro nunca ha abandonado del todo el top ten de las tendencias, pero ahora vuelve con fuerza, ganando protagonismo y aportando glamur incluso a los rincones más vividos y familiares, como la cocina. Atrás quedan los ambientes puros minimalistas donde el blanco –siempre con permiso del acero– campaba a sus anchas.

La sofisticación ha vuelto en forma de preciosos módulos de madera de wengué o panelados en negro. ¿Quieres despertar admiración? Apúntate al charol y da a tus muebles un acabado lacado o cubre los frentes con cristal oscuro. Para la encimera, mármol negro, y los accesorios decorativos, en acero pulido mate.

Búscalo en: www.doca.es o PoliformVarenna (Lagasca, 73. Madrid).

Femenino-Masculino
Si la mujer puede lucir un esmoquin como el más atractivo de los hombres, añadir ciertos detalles masculinos a algunos ambientes los hará más ricos y personales. El cuero negro será uno de tus fetiches para lograrlo. ¿Cómo? Hazte con un sofá o con un par de sillones tapizados en este material, y complétalos con cojines o plaids en blanco.

También las alfombras claras o decoradas con detalles geométricos son un as en la manga. ¿Un apunte? Elige un complemento muy femenino, como una lámpara de inspiración Luis XVI, y ¡juega al contraste!

Muy recomendable: Pásate por Ornellas (Castelló, 57. Madrid. Tel. 913 196 735) o hazte con el título Contemporary Country, de ryland PetersSmall.